Artículos de última hora

La NASA propone la misión HabEx para buscar planetas análogos a la Tierra


El Observatorio para la búsqueda de Exoplanetas Habitables (HabEx, por sus siglas en inglés) usaría un telescopio con un espejo más grande que el del Hubble, y emplearía técnicas estilo origami para utilizar una 'sombra de estrellas' externa, que bloquearía la luz de las estrellas que están siendo estudiadas, permitiendo así la búsqueda y caracterización de posibles exoplanetas tipo Tierra alrededor de estas estrellas.

Para buscar planetas análogos a la tierra, la Nasa propone la misión HabEx; un telescopio espacial con capacidades ultravioleta, óptica y de infrarrojo cercano (IR cercano) y capacidades espectroscópicas, tendrá tres objetivos científicos principales:

(I) buscar mundos cercanos y explorar su habitabilidad; (II) trazar un mapa de los sistemas planetarios cercanos y comprender la diversidad de los planetas que contienen; (III) posibilitar nuevas exploraciones de sistemas astrofísicos desde nuestro propio Sistema Solar hasta las galaxias y el Universo, extendiendo nuestro alcance en luz ultravioleta a través del infrarrojo cercano.

Exotierras
Un análogo a la Tierra —también llamado Tierra gemela, exotierra, segunda Tierra, Tierra alienígena, Tierra 2 o planeta tipo Tierra— es un planeta con condiciones similares a las encontradas en la Tierra.

Para ser considerado un análogo terrestre, un cuerpo planetario debe orbitar alrededor de su estrella en la zona de habitabilidad del sistema —coloquialmente denominada zona «Ricitos de Oro»—, tener una masa y radio parecidos a los de la Tierra, contar con una composición atmosférica adecuada, pertenecer a una estrella similar al Sol y disponer del resto de rasgos básicos de nuestro planeta que permiten, en conjunción con los anteriores, la presencia de vida tal y como la conocemos.

La posibilidad de encontrar análogos a la Tierra tiene especial interés para la humanidad, porque puede inferirse que a mayor semejanza entre un exoplaneta y la Tierra, mayor es la probabilidad de que sostenga vida extraterrestre e incluso una eventual civilización alienígena.​ Por esta razón, ha sido un tema tratado frecuentemente en el ámbito de la ciencia, el cine, la literatura y la filosofía.​ En última instancia, el descubrimiento y colonización de este tipo de planetas garantizaría la supervivencia de la humanidad ante catástrofes planetarias como la propia muerte del Sol.

"Nuestro objetivo es ver si podemos encontrar un planeta similar a la Tierra, uno que pueda soportar vida", dijo el profesor Scott Gaudi, investigador de la Universidad Estatal de Ohio.

"Si bien hemos identificado varios planetas fuera de nuestro Sistema Solar, hasta ahora, ninguno ha demostrado de manera concluyente que tenga los elementos necesarios para la habitabilidad".

"La misión HabEx sería el siguiente paso lógico en la búsqueda de planetas similares a nuestra Tierra".

La Misión
HabEx tendría un espejo de 4 m de ancho, en comparación con el espejo de Hubble que es de solo 2,4 m, y se usaría junto con una sombra estelar para buscar por todos los cielos la luz de otros planetas.

"Esa luz generalmente es opacada por la luz más brillante de las estrellas cercanas, incluido nuestro Sol", explicó el profesor Gaudi.

Pero HabEx desviaría la luz de las estrellas usando la sombra estelar, un disco con forma de flor de 52 m que iría al espacio plegado en forma de origami en una espiral apretada.

La sombra estelar funcionaria como un filtro; se desplegaría una vez que el satélite alcanzara su órbita y volara a casi 77,000 km del telescopio, bloqueando la luz de las estrellas pero permitiendo que la luz reflejada en otros planetas llegue a los instrumentos del telescopio.

Luego, HabEx buscaría en las estrellas cercanas al Sol signos de planetas que tengan agua o dióxido de carbono, dos signos claros de que un planeta podría ser habitable.

El telescopio también tendría una cámara que podría tomar imágenes de los sistemas planetarios cercanos.

"Esas imágenes serían los primeros retratos familiares de esos sistemas", dijo el profesor Gaudi.

HabEx también tendría instrumentación adicional, incluyendo un coronógrafo, un equipo que también puede caracterizar planetas fuera de nuestro Sistema Solar y grabar imágenes de ellos.

El proyecto es uno de los cuatro conceptos de misión propuestos por la NASA para que sea "el próximo Gran Observatorio", una misión a gran escala que desempeñará un papel importante en la ciencia espacial en la que Estados Unidos estará invirtiendo durante la próxima década. Si se prioriza, la misión HabEx se lanzará en la década de 2030. Se estima que costará alrededor de $ 7 mil millones durante los próximos 10 años.

El profesor Gaudi y sus colegas del MIT y el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA presentaron el concepto de misión el 13 de diciembre en la AGU Fall Meeting 2019 en San Francisco, California.

 Crédito de la imagen: Gaudi et al.

Referencia del artículo:
Bernard Scott Gaudi et al. El Observatorio de Exoplanetas Habitables (HabEx). AGU Fall Meeting 2019, resumen # P52A-01

No hay comentarios.