Las Supernovas cercanas indujeron a los Homínidos a caminar en dos piernas



Hace entre 8 y 2 millones de años, la energía de los rayos cósmicos de una o más supernovas cercanas llegó a la Tierra y destruyó la atmósfera del planeta, iniciando una avalancha de electrones y desencadenando una cadena de eventos que terminó con la aparición de homínidos bípedos, según un estudio publicado en Journal of Geology.

Por muy cercanas que se encontraran las supernovas, cuando hablamos de dimensiones cosmologías, las distancias son verdaderamente considerables. ¿Entonces, realmente las supernovas pueden ser tan poderosas como para llegar hasta la Tierra? Lo primero que debemos considerar es que existen diferentes tipos de supernova.

La energía desarrollada por una supernova de tipo II típica es de unos 1046 J (unos 100 foes) emitidos en los 10 segundos de flujo explosivo de neutrinos. De toda esta energía, tan solo un foe es absorbido por el material, reemitiéndose en forma de energía cinética del material en expansión. Entre 0,01 y 1 foes se emiten en forma de energía luminosa. Esta última es la energía detectable ópticamente. Las supernovas con mejor rendimiento son las que dejan estrellas de neutrones como remanentes ya que, en este caso, el porcentaje de masa expulsado es máximo. En el caso de las que dejan un agujero negro, la expansión será menos eficiente porque gran parte de la energía de la explosión quedará atrapada en él. En cualquier caso, las supernovas de colapso difícilmente se acercarán al foe completo que liberan las supernovas tipo Ia.

La cuestión de cómo las supernovas logran emitir toda esa energía aún no se entiende bien. De hecho, los modelos realizados por ordenador no dan explosión alguna o, si la dan, esta es muy marginal. Se ha especulado sobre toda una serie de factores que podrían influir en la potencia de la explosión, o que incluso podrían ser cruciales para que esta se produjera. En primer lugar puede estar la fuerza centrífuga, que es máxima en el plano ecuatorial y que, sin duda, tiene una contribución positiva ayudando a que el material escape. Con la compresión de la estrella dicha fuerza debería acentuarse al conservarse el momento angular de la estrella. Por otra parte están los campos magnéticos que también deberían contribuir con su presión magnética. Estos dos aspectos se omiten en los modelos porque ni tienen simetría esférica ni se pueden fijar debidamente al desconocerse sus magnitudes, que por otra parte deben ser diferentes para cada estrella.

Basándose en una capa "indicadora" en el lecho marino de antiguos depósitos de isótopo radioactivo de hierro 60, el profesor Melott y su colega, el Dr. Brian Thomas de la Universidad de Washburn, tienen una gran confianza en la influencia de una o una serie de supernovas que explotaron en el vecindario cósmico inmediato de la Tierra durante la Transición de la época del Plioceno a la Edad del Hielo.

Copyright
«Las supernovas cercanas indujeron a los homínidos a caminar en dos piernas» es una producción original de Warlion Studios. Derechos de autor © 2019 Univerzoo Cuántico. Todos los derechos reservados.

Publicar un comentario

0 Comentarios