Artículos de última hora

Paleontólogos descubren un pingüino gigante del Oligoceno en Nueva Zelanda


Los paleontólogos han descubierto un esqueleto casi completo de un pingüino gigante en Nueva Zelanda, que nadó en los océanos prehistóricos hace unos 27 millones de años durante el Oligoceno, una división de la escala temporal geológica que pertenece al periodo Paleógeno.

Nueva Zelanda es un área clave para comprender la historia antigua de los pingüinos. Los fósiles encontrados allí varían en edad desde el Paleoceno hasta el Pleistoceno, lo que constituye un período que abarca más de 60 millones de años.

El registro fósil del país oceánico incluye muchos géneros y especies de pingüinos gigantes (es decir, más grandes que los pingüinos vivos), como Kairuku, Pachydyptes, Palaeeudyptes y Kumimanu.

Estos antiguos pingüinos gigantes diferían de sus descendientes vivos en la longitud de sus extremidades delanteras y picos alargados, lo que quizás sugiere diferencias en los roles ecológicos en comparación con las especies vivas.

El descubrimiento
El nuevo fósil, que pertenece al género Kairuku; un género extinto de pingüinos, se encontró en una piedra limo limosa del oligoceno en el puerto de Kawhia, en la isla Norte de Nueva Zelanda.

Kairuku es un término maorí que significa «buceador que vuelve con comida».

"El pingüino gigante de Kawhia está mayormente completo y articulado en gran medida en su posición de vida, lo que ayuda mucho a reconstruir el cuerpo relativamente largo y delgado", dijo Simone Giovanardi, de la Universidad Massey, Albany.

Las patas delanteras del nuevo pingüino son de tamaño casi idéntico en comparación con Kairuku grebneffi, un pingüino gigante de edad similar encontrado en la Isla Sur de Nueva Zelanda y que pertenece a una especie extinta de pingüino gigante; se encuentra entre los pingüinos más altos y pesados registrados, ya que pesaba alrededor de un 50% más que el actual pingüino emperador.

Sin embargo, las extremidades posteriores de este nuevo pingüino son significativamente más largas, excediendo en longitud todos los especímenes previamente descritos del género Kairuku.

"Además, el espécimen presenta una mezcla de características que muestran un estado de transición entre el patrón corporal ancestral que se encuentra en otros pingüinos gigantes del Eoceno-Oligoceno y el patrón corporal que se encuentra en el género Kairuku, proporcionando información sobre la diversificación de los pingüinos gigantes", dijeron Giovanardi y sus colegas de investigación.

Este descubrimiento es muy importante: El patrón corporal, arquetipo o Bauplan (del alemán) de un animal se refiere, básicamente, a la configuración general de su estructura y organización, a la disposición interna de sus tejidos, órganos y sistemas, a su simetría y el número de segmentos corporales y de extremidades que posee. Los planes corporales son objeto de estudio de la morfología, en particular de la anatomía comparada, de la taxonomía y de la filogenia; Este pingüino gigante contribuye a la resolución del patrón corporal de los pingüinos gigantes extintos, aquí reside la importancia de su descubrimiento.

Los científicos informaron sobre el descubrimiento el 9 de octubre de 2019 en la 79.a reunión anual de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados en Brisbane, Australia.

Crédito de la imagen: Simone Giovanardi.

Referencia del documento científico:
Simone Giovanardi et al. Un nuevo fósil esfenisciforme de la Isla Norte de Nueva Zelanda resuelve aún más el Bauplan de los pingüinos gigantes extintos. SVP 2019

No hay comentarios.