¿Por qué el amor no es suficiente?


¿Es posible amar, pero no sentirnos emocionalmente conectados con la persona que amamos?

Con frecuencia parece que existe un abismo que divide el amor que sentimos por alguien y la intimidad emocional que experimentamos. En ocasiones, la conexión que deseamos establecer con la persona que amamos puede parecer que está muy cerca, por lo que seguimos intentando acercarnos, pero luego nos damos cuenta que es difícil alcanzar el otro extremo del abismo.

Es triste cuando amas a alguien, pero no experimentas la confianza y la seguridad necesaria para que la relación prospere. Esta seguridad emocional es una de las bases esenciales para forjar una relación verdaderamente íntima con la persona que amamos.

Ingredientes para la seguridad emocional
Cuando nos sentimos emocionalmente seguros con una persona, nos sentimos relajados a nivel interno; bajamos la guardia y nuestros escudos de protección desaparecen cuando interactuamos. Nos sentimos libres de ser auténticos, lo que incluye expresar nuestras heridas, descontentos y anhelos, sin temer que seamos criticados o avergonzados.

De acuerdo con la investigación sobre el éxito matrimonial de John Gottman (investigador psicólogo y clínico que realizó un extenso trabajo durante cuatro décadas en la predicción del divorcio y la estabilidad conyugal), uno de los cuatro factores que conducen a relaciones problemáticas es la actitud defensiva, junto con la crítica, el desprecio y la obstrucción. ¿Alguna vez has intentado hablar con una persona que está en modo defensivo? Es literalmente imposible establecer un diálogo con esa clase de personas. Pero esto no es más que una señal de que la persona tiene miedo. ¿Miedo a que exactamente? Veras, nos defendemos de los sentimientos dolorosos que pueden perforar nuestro corazón si somos culpados, juzgados, avergonzados o rechazados. Este muro mental se convierte en una barrera que no permite que nuestro corazón permanezca sereno y abierto.

Hay muchas formas posibles de protegernos cuando no nos sentimos seguros. Podemos protegernos cerrándonos y manteniéndonos distantes; podríamos minimizar el contacto con un compañero o amigo. O podríamos volvernos críticos con los demás antes de que tengan la oportunidad de criticarnos. Esta es la típica táctica emocional que utiliza mucha gente que siente miedo de ser juzgada; atacar primero antes de ser atacada. O a la defensiva, en donde le damos la vuelta a la situación cuando otras personas expresan cierta insatisfacción con nosotros.

Pero un fenómeno extraño sucede cuando nos sentimos seguros con una persona; no necesitamos estar a la defensiva porque hay poco contra lo que defenderse. Cuando nos sentimos tratados con respeto y amabilidad, podemos relajarnos internamente mientras interactuamos con esa persona que nos sentimos seguros. A medida que confiamos en que nuestra pareja o amigo tiene la intención y la capacidad de ver quiénes somos realmente, de escucharnos y comprendernos; nos relajamos cada vez más, lo que fortalece la confianza y crea una sensación de intimidad.

Construir una relación de confianza y no defensiva requiere que le demos a nuestra pareja lo que nosotros deseamos. El amor pide un intercambio recíproco, es decir; que se da y que a su vez se recibe de éste en la misma medida, extendiéndonos hacia el mundo de nuestra pareja de una manera que le permita sentirse emocionalmente seguro con nosotros.

Disfrutar de la belleza de la intimidad, el camino del "amor no defensivo", requiere de dos personas autoconscientes, indefensas - la una con la otra, que son emocionalmente honestas consigo mismas y entre sí.

Ser nosotros mismos y ser sinceros

Una de las bendiciones de construir seguridad en una relación es que nos sentimos libres de ser nosotros mismos. Si nos han lastimado en el pasado, podríamos haber prometido nunca volver a ser tan confiables y abiertos de nuevo. Nuestro corazón puede emitir una señal de "no disponible para amar y ser amado".

La vida es más dulce cuando encontramos una pareja y amigos con quienes disfrutar de una conexión especial que proviene de ser nosotros mismos y sentirnos aceptados tal como somos. A medida que dos personas se sienten seguras para ser vulnerables entre sí, expresando sentimientos y deseos tiernos sin temor a las críticas o el rechazo, la conexión crece.

La seguridad emocional también requiere decir la verdad y mantener acuerdos. No podemos sentirnos seguros con una persona que nos está engañando o cuando sus acciones no son congruentes con sus palabras. La comunicación auténtica, abierta y confiable es la sangre vital de una relación íntima.

Por supuesto, nadie es perfecto, y es mucho más fácil percibir las imperfecciones de los demás que detectar las nuestras. Es inevitable que por cuestiones de la vida se rompa la confianza, incluso en las mejores relaciones. Pero la seguridad emocional se puede restaurar si dos personas pueden encontrar el coraje y la voluntad de abordar la brecha a través de un diálogo abierto y no defensivo.
Comunicación no violenta

El enfoque de Marshall Rosenberg (psicólogo) en la comunicación no violenta es una forma efectiva de aportar buenas habilidades de comunicación a nuestras relaciones íntimas.

Puede haber momentos en los que no nos sintamos emocionalmente seguros debido a heridas aún no curadas de relaciones pasadas, ya sea en nuestra familia de origen o con parejas del pasado.

Encontrar intimidad comienza con descubrirnos a nosotros mismos; Tenemos que ser visibles antes de que podamos ser vistos. Tenemos que estar disponibles antes de que nuestros corazones puedan verse afectados. Y tenemos que estar presentes en la relación antes de poder tener una conexión de intimidad.

Si nunca corremos el riesgo de revelar nuestros sentimientos y deseos de una manera no defensiva, es posible que nunca le demos a la relación la oportunidad de madurar y profundizar en nuestro corazón. Revelar nuestros verdaderos sentimientos nos permite sentir si realmente nos sentimos emocionalmente seguros con ese amigo, amiga o posible pareja, lo suficiente como para seguir siendo abiertos y vulnerables con esa persona.

En resumen, es más fácil amar a una persona que sentir intimidad profunda con ella. La intimidad requiere de mucha seguridad emocional, algo complejo y difícil de encontrar en personas con actitudes defensivas. Por eso es recomendable que antes de empezar una relación, trabajemos en nosotros mismos a nivel emocional. Este es un proceso lento, pero sus resultados son muy dulces a largo plazo. A medida que hacemos el trabajo interno y externo necesario para construir esa seguridad en nuestras relaciones, podemos resolver el misterio de esos ingredientes abstractos que se necesita para sentirnos emocionalmente conectados a nivel de intimidad con alguien a quien amamos.

Publicar un comentario

0 Comentarios