El ejercicio cardiorrespiratorio mejora la salud cerebral y desacelera el declive de la materia gris


Un nuevo estudio, publicado en Mayo Clinic Proceedings, proporciona evidencia directa de una asociación entre el estado físico cardiorrespiratorio y una mejora en la salud del cerebro, particularmente en la materia gris y el total del volumen cerebral.

El estado físico cardiorrespiratorio se refiere a la capacidad de los sistemas circulatorios y respiratorios para suministrar oxígeno a los músculos esqueléticos durante la actividad física sostenida durante un determinado periodo de tiempo. La medida principal del estado físico cardiorrespiratorio es el VO2 máx.

El VO2 máx es la tasa máxima de consumo de oxígeno medida durante el ejercicio incremental; es decir, ejercicios con intensidad creciente. El nombre se deriva de tres abreviaturas: "V" para volumen, "O2" para oxígeno y "máx" para máximo. El consumo máximo de oxígeno refleja el estado físico cardiorrespiratorio y la capacidad de resistencia en el rendimiento del ejercicio.

"Los países de todo el mundo enfrentan sociedades que envejecen. Y es esencial identificar estrategias para retrasar el envejecimiento cerebral y ayudar a preservar la estructura y funcionalidad del cerebro en personas mayores", dijo la autora principal del estudio, la Dra. Katharina Wittfeld, del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas y sus colegas de investigación.

"El estado físico cardiorrespiratorio se considera un factor clave que reduce los riesgos de mortalidad y morbilidad, varios tipos de cáncer y posiblemente atrofia cerebral".

"Las muestras de las poblaciones seleccionadas y aleatorias con medidas del cerebro profundamente fenotipadas son necesarias para proporcionar evidencia sólida de un efecto de estado físico cardiorrespiratorio en el volumen de la materia gris y la materia blanca, en análisis de alta resolución espacial".

El estudio
En el estudio participaron 2.103 adultos, con edades entre los 21-84 años, de dos cohortes independientes basadas en la población de Alemania.

El estado físico cardiorrespiratorio se midió utilizando el consumo máximo de oxígeno, el consumo de oxígeno en el umbral anaeróbico y la producción de potencia máxima de las pruebas de ejercicio cardiopulmonar en un ergómetro de bicicleta.

Los datos del cerebro por IRM se analizaron con ajuste por edad, sexo, educación, tabaquismo, peso corporal, presión arterial sistólica, nivel de hemoglobina glucosilada y volumen intracraneal.

Los investigadores encontraron que los aumentos en el consumo máximo de oxígeno estaban fuertemente asociados con un mayor volumen de materia gris.


En esta imagen se muestran los resultados de los análisis de Morfometría Basada en Vóxel del consumo máximo de oxígeno (VO2 máx) y la producción de potencia máxima (Wmáx). Los análisis de Morfometría Basada en Vóxel revelaron asociaciones positivas significativas de VO2 máx y Wmáx con materia gris. Se ilustran grupos significativos con un tamaño de grupo de al menos 30 vóxeles.

"La característica más llamativa del estudio es el efecto medido del ejercicio sobre las estructuras cerebrales involucradas en la cognición, en lugar de la función motora", dijo un neurólogo de la Clínica Mayo, el profesor Ronald Petersen, coautor de un editorial que acompañó este estudio.

"Esto proporciona evidencia indirecta de que el ejercicio aeróbico puede tener un impacto positivo en la función cognitiva, además del acondicionamiento físico".

Otra característica importante del estudio es que estos resultados también pueden aplicarse a adultos de edad avanzada. Existe mucha evidencia del valor del ejercicio en personas de mediana edad, pero es alentador que también puede haber efectos positivos en el cerebro en las personas de edad más avanzada.

El hallazgo, que señala un mayor volumen de materia gris asociado con el ejercicio cardiorrespiratorio, se encuentra en regiones del cerebro clínicamente relevantes para los cambios cognitivos relacionados con el envejecimiento.

"Esta es otra pieza del rompecabezas que muestra que la actividad física y el estado físico protegen contra el deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento", dijo el profesor Michael Joyner, anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo y coautor del editorial.

Ya existe una buena evidencia epidemiológica de esto, así como datos emergentes que muestran que la actividad física y el estado físico están asociados con una mejor función de los vasos sanguíneos del cerebro. Este documento es importante debido a que los datos volumétricos muestran un efecto directo en la estructura del cerebro.

Se necesitan estudios a largo plazo sobre la relación entre el ejercicio y la salud del cerebro, que será costoso y logísticamente difícil de producir.

"Sin embargo, estos datos son alentadores. Los hallazgos sobre la aptitud cardiorrespiratoria y ciertas estructuras cerebrales son únicos", dijo el Dr. Clifford Jack Jr., neurorradiólogo de la Clínica Mayo y coautor del editorial.

Referencia del documento científico:
Katharina Wittfeld et al. 2020. Estado físico cardiorrespiratorio y volumen de materia gris en las regiones temporal, frontal y cerebelosa en la población general. Mayo Clinic Proceedings, 95 (1): 44-56; doi: 10.1016 / j.mayocp.2019.05.030

Publicar un comentario

0 Comentarios