Encuentran evidencia de microbios antiguos en un cráter de 381 millones de años


Las rocas fracturadas en los cráteres de impacto pueden ser anfitriones adecuados para comunidades microbianas profundas en la Tierra y potencialmente en otros planetas terrestres, sin embargo, la evidencia directa sigue siendo difícil de encontrar. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Linneo ha encontrado evidencia de vida microbiana antigua en muestras de rocas del cráter de impacto de Siljan en Suecia.

Un cráter de impacto es la depresión que deja el impacto de un meteorito en la superficie de un cuerpo planetario de superficie sólida. Los meteoritos que caen sobre los astros pueden tener dimensiones muy diferentes comprendidas entre la de ínfimos granos de polvo y la de asteroides de decenas de kilómetros. La energía cinética de un meteorito es tan grande que su disipación brusca en el suelo provoca su fragmentación violenta.

El cráter Siljan es una formación geológica circular ubicada en la provincia de Dalarna, en el centro de Suecia. El impacto que creó esta estructura geológica ocurrió hace unos 381 millones de años, durante el período Devónico.

También conocido como el Anillo de Siljan, esta estructura es el cráter de impacto más grande conocido en Europa y uno de los 18 cráteres de impacto más grandes conocidos en la Tierra.

Ahora se encuentra principalmente erosionado, pero se estima que el cráter original tenía aproximadamente 32 millas (52 km) de diámetro.

"Examinamos la roca intensamente fracturada a una profundidad significativa en el cráter y observamos pequeños cristales de carbonato de calcio y sulfuro en las fracturas", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Henrik Drake, investigador del Departamento de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Linneo.

"Cuando analizamos la composición química dentro de estos cristales, nos quedó claro que se formaron después de una actividad microbiana".

“Específicamente, la abundancia relativa de diferentes isótopos de carbono y azufre dentro de estos minerales nos dice que han estado presentes microorganismos que producen y consumen el gas metano del efecto invernadero, y también microbios que reducen el sulfato a sulfuro. Estas son huellas isotópicas de vida antigua".

"Aplicamos técnicas de datación radioisotópica recientemente desarrolladas a los pequeños cristales de calcita, formados después del ciclo microbiano de metano, y pudimos determinar que se formaron en el intervalo de tiempo entre 80 a 22 millones de años", agregó el coautor del estudio, el Dr. Nick Roberts, del British Geological Survey.

"Esto marca una antigua actividad microbiana a largo plazo en el cráter de impacto, pero también que los microbios vivieron hasta 300 millones de años después del impacto".

Crédito de la imagen: Henrik Drake.

En la imagen sobre la parte superior se muestran pequeños cristales de calcita que se precipitaron en respuesta a la actividad microbiana en el cráter de impacto de Siljan.

"En Siljan vemos que el cráter está colonizado, pero que se ha producido principalmente cuando las condiciones, como la temperatura, se hicieron más favorables que durante el evento de impacto", dijo el Dr. Drake.

"La estructura de impacto en sí, con una zona de anillo de sedimentos paleozoicos con fallas descendentes, ha sido óptima para la colonización profunda, porque los compuestos orgánicos e hidrocarburos de las lutitas han migrado a través del cráter fracturado y han actuado como fuentes de energía para las comunidades microbianas en las partes profundas".

"Las moléculas orgánicas preservadas que pudimos detectar dentro de los minerales nos dan evidencia adicional tanto de la actividad microbiana en el cráter, como también encontramos moléculas específicas de ciertos microorganismos, pero también de la biodegradación microbiana de hidrocarburos derivados del esquisto, lo que finalmente conduce a la producción de metano microbiano secundario en las profundidades", dijo la coautora del estudio, la Dra. Christine Heim, científica de la Universidad de Gotinga.

"La comprensión detallada de la colonización microbiana de los cráteres de impacto tiene amplias implicaciones astrobiológicas", agregó uno de los coautores del estudio, el Dr. Magnus Ivarsson, del Museo Sueco de Historia Natural.

"La metodología que presentamos debería ser óptima para proporcionar restricciones espacio-temporales para la antigua formación y utilización de metano microbiano en otros sistemas de cráteres de impacto, como los cráteres emisores de metano en Marte".

"Nuestros hallazgos confirman que los cráteres de impacto son hábitats microbianos favorables en la Tierra y quizás más allá de esta", concluyó diciendo el Dr. Drake.

Crédito de la imagen: Henrik Drake - Un escenario de impacto de meteorito ilustrado para ejemplificar el evento del impacto de Siljan.

Referencia del documento científico:
H. Drake et al. 2019. Momento y origen de la acumulación de gas natural en la estructura de impacto de Siljan, Suecia. Nature Communications, volumen 10, número de artículo: 4736; doi: 10.1038 / s41467-019-12728-y

Publicar un comentario

0 Comentarios