Artículos de última hora

SOFIA mapea la región más energética de toda la Vía Láctea


Utilizando el Observatorio Estratosférico para la Astronomía Infrarroja —SOFIA— de la NASA, los astrónomos han mapeado una región interna de la Vía Láctea que abarca 600 años luz, hogar de un medio interestelar cálido y turbulento que es diferente a cualquier otra parte de nuestra galaxia.

Esta imagen compuesta muestra remolinos densos de gas y polvo en la región central de nuestra galaxia, la Vía Láctea. La imagen abarca 600 años luz y está ayudando a los astrónomos a aprender cuántas estrellas masivas se están formando en el centro galáctico. Los nuevos datos de SOFIA tomados a 25 y 37 micras, que se muestran en azul y verde, se combinan con los datos del Observatorio Espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea, que se muestran en rojo (70 micras) y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, que se muestran en blanco (8 micras).

La región central de la Vía Láctea tiene significativamente más del denso gas y polvo, que son los bloques de construcción para las nuevas estrellas, en comparación con otras partes de la galaxia. Sin embargo, hay 10 veces menos estrellas masivas nacidas en esta región de lo esperado.

Comprender por qué existe esta discrepancia ha sido difícil debido a que todo el polvo entre la Tierra y el núcleo galáctico se interpone en el camino, pero observar con luz infrarroja ofrece una visión más cercana de la situación.

"Es increíble ver nuestro centro galáctico en detalle como nunca antes lo habíamos visto", dijo el Dr. James Radomski, científico de la Asociación de Investigación Espacial de las Universidades, en el Centro de Ciencias de SOFIA, el Centro de Investigación Ames de la NASA.

“Estudiar esta área ha sido como tratar de armar un rompecabezas con piezas faltantes. Los datos de SOFIA llenan algunos de los agujeros, lo que nos acerca significativamente a tener una imagen completa”.

Los nuevos datos iluminan estructuras que indican el nacimiento de estrellas cerca del Cúmulo Quíntuple y material cálido cerca del Cúmulo Arches, estos son materiales que podrían ser las semillas de nuevas estrellas.

Ver estas características cálidas en alta resolución puede ayudar a los astrónomos a explicar cómo algunas de las estrellas más masivas de la Vía Láctea lograron formarse tan cerca unas de otras, en una región relativamente pequeña, a pesar de la baja tasa de natalidad estelar en las áreas circundantes.


Cúmulo Quíntuple
El cúmulo estelar quíntuple es un cúmulo denso de estrellas jóvenes y masivas ubicado a 26,000 años luz de la tierra y a solo 100 años luz del centro galáctico, se le llama quíntuple por el poseer 5 fuentes infrarrojas prominentes, es junto con el cúmulo de Arches los cúmulos estelares más densos y masivos de la galaxia, debido la gran cantidad de polvo estelar en las cercanías, su observación es muy difícil, incluso para los telescopios más potentes, sin embargo es posible observarlo fácilmente por medio de los rayos x, radio y en bandas infrarrojas.

Cúmulo Arches
El cúmulo Arches es el cúmulo más denso de estrellas conocido en la Vía Láctea descubierto en el año 1995, situado a unos 100 años luz de distancia del centro galáctico, en la constelación de Sagitario. Es de muy difícil su observación debido al polvo estelar de la región. El grupo está oculto en las bandas visuales y se observa solo con rayos X, infrarrojos y bandas de radio.

"Comprender cómo ocurre el nacimiento masivo de estrellas en el centro de nuestra propia galaxia nos da información, que luego puede ayudarnos a aprender sobre otras galaxias más distantes", dijo el astrónomo de Caltech, Dr. Matthew Hankins.

"El uso de múltiples telescopios nos da pistas que necesitamos para comprender estos procesos, y aún hay más por descubrir".

Sagitario A *
El nuevo mapa de SOFIA también muestra el material que puede estar alimentando el anillo alrededor de Sagitario A *, el agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea.

"El anillo tiene unos 10 años luz de diámetro y juega un papel clave en la aceleración de la materia al agujero negro, donde eventualmente puede ser devorada", dijeron los investigadores.

"Durante mucho tiempo, el origen de este anillo ha sido un enigma para los científicos porque puede agotarse con el tiempo, pero los datos de SOFIA revelan varias estructuras que podrían representar material incorporado en él".

El Dr. Hankins y sus colegas presentaron los nuevos resultados el 7 de enero en la 235ª Reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Honolulu, Hawai.

Crédito de la imagen: NASA / SOFIA / JPL-Caltech / ESA / Herschel.

Referencia del documento:
M. Hankins et al. 2020. Sondeo sobre el legado del Centro Galáctico SOFIA / FORCAST: descripción general y primeros resultados. 235a Reunión de la AAS, resumen # 336.02

No hay comentarios.