Breakthrough Listen publica nuevos datos de la búsqueda de inteligencia extraterrestre


Breakthrough Listen Initiative, el programa de investigación científica más grande de la historia destinado a encontrar evidencia de civilizaciones extraterrestres, ha publicado datos del sondeo más completo hasta la fecha de las emisiones de radio de la región alrededor de Sagitario A *, un agujero negro supermasivo que es cuatro millones de veces la masa del Sol, y la llamada Zona de Tránsito de la Tierra, el plano de la órbita de la Tierra.

Los datos en bruto, aún no analizados por los astrónomos, provienen de un estudio en el espectro de radio entre 1 y 12 GHz.

Aproximadamente la mitad de todos estos datos fue capturada a través del radiotelescopio Parkes en Nueva Gales del Sur, Australia, que, debido a su ubicación en el hemisferio sur, está perfectamente ubicado y equipado para escanear todo el disco y centro galáctico.

"El centro galáctico, el área más extraordinariamente energética de nuestra galaxia, es un enfoque integral de nuestra recopilación de datos con todas nuestras instalaciones", dijo el investigador principal de Breakthrough Listen, el Dr. Andrew Siemion.

"Es allí donde una civilización avanzada podría, de alguna manera, aprovechar la energía del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea para señalar su existencia".

El resto del conjunto de datos fue registrado por el Observatorio Green Bank en Virginia Occidental y el Buscador Automatizado de Planetas.

Sondeo del centro galáctico

Sagitario A* es una fuente de radio muy compacta y brillante en el centro de la Vía Láctea que forma parte de una estructura mayor llamada Sagitario A. Se considera que Sagitario A* contiene un agujero negro supermasivo, al igual que se estima sucede en los núcleos de la mayoría de galaxias de tipo espiral y elíptica. Observaciones de la órbita de la estrella S2 alrededor de Sgr A* revelan la presencia de dicho agujero negro.

Las observaciones, hasta ahora no analizadas, del disco galáctico y el estudio del centro fueron una prioridad para Breakthrough Listen debido a la mayor probabilidad de observar una señal artificial desde esa región densa de estrellas.

"Si los transmisores artificiales no son comunes en nuestra galaxia, entonces la mejor estrategia es buscar un transmisor fuerte entre los miles de millones de estrellas en el disco galáctico", dijo el Dr. Simeon.

Por otro lado, colocar un transmisor intergaláctico potente en el núcleo de nuestra galaxia, tal vez impulsado por Sagitario A *, podría no estar más allá de las capacidades de una civilización avanzada.

Los centros galácticos pueden ser los llamados puntos focales, también conocidos como puntos de Schelling: lugares probables para que las civilizaciones se reúnan o coloquen balizas, dado que, debido a las enormes distancias del universo, no pueden comunicarse entre sí para acordar un lugar especifico.

"El centro galáctico es el tema de una campaña investigativa muy específica y concertada con todas nuestras instalaciones porque estamos de acuerdo por unanimidad en que esa región es la parte más interesante de la Vía Láctea", dijo el Dr. Siemion.

"Si una civilización avanzada, en cualquier lugar de la Vía Láctea, quisiera poner un faro en algún lugar, volviendo a la idea del punto de Schelling; el centro galáctico sería un buen lugar para hacerlo. Es extraordinariamente enérgico, por lo que uno podría imaginar que si una civilización avanzada quisiera aprovecharse de toda esa energía, de alguna manera podrían usar el agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de la Vía Láctea".

Sondeo de la zona de Tránsito Terrestre

Al publicar los nuevos datos, el Dr. Siemion destacó un nuevo análisis de las emisiones de radio de 20 estrellas cercanas que están alineadas con el plano de la órbita de la Tierra, de modo que una civilización avanzada alrededor de esas estrellas podría ver pasar la Tierra frente al Sol.

El sondeo, realizado por el Telescopio Green Bank, observó en el rango de radiofrecuencia entre 4 y 8 GHz, la llamada Banda C; un rango del espectro electromagnético de las microondas que comprende frecuencias de entre 3,7 y 4,2 GHz y desde 5,9 hasta 6,4 GHz. (Fue el primer rango de frecuencia utilizado en operación de transmisiones satelitales. Básicamente, el satélite actúa como repetidor, recibiendo las señales en la parte alta de la banda y reemitiéndolas hacia la Tierra en la banda baja, con una diferencia de frecuencia de 2,225 MHz).

Los datos del Telescopio Green Bank fueron analizados por la estudiante graduada de la Universidad Estatal de Pensilvania, Sofía Sheikh, quien buscó emisiones brillantes en una longitud de onda de radio o una banda estrecha alrededor de una longitud de onda.

“Esta es una geometría única. Es así como descubrimos otros exoplanetas, por lo que tiene sentido extrapolar y decir que también podría ser así como otras especies inteligentes encuentran planetas. Se ha hablado de esta región antes, pero nunca ha habido una búsqueda específica de esa región del cielo”, dijo Sheikh.

Si bien los astrónomos no encontraron señales tecnológicas, el análisis gradualmente está poniendo límites a la ubicación y a las capacidades de las civilizaciones avanzadas que pueden existir en nuestra galaxia.

"No encontramos ningún extraterrestre, pero estamos estableciendo límites muy rigurosos sobre la presencia de una especie tecnológicamente capaz, con datos por primera vez en la parte del espectro de radio de entre 4 y 8 GHz", dijo el Dr. Siemion.

"Estos resultados ponen otro peldaño en la escalera para la siguiente persona que venga y quiera mejorar el experimento".

Publicar un comentario

0 Comentarios