Científicos descubren un agujero en la capa de ozono del Ártico


Utilizando datos del instrumento Tropomi en el satélite Sentinel-5 de la Agencia Espacial Europea, un equipo de científicos del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) ha descubierto una fuerte reducción de las concentraciones de ozono en el Ártico.

La capa de ozono es una capa de gas natural y protectora en la estratosfera que protege la vida en la Tierra de la dañina radiación ultravioleta del Sol, que está asociada con el cáncer de piel y las cataratas en los ojos, así como un amplio arsenal de problemas ambientales.

El ozono es la forma alotrópica del oxígeno, que sólo está estable en determinadas condiciones de presión y temperatura. Es un gas compuesto por tres átomos de oxígeno (O3).

Esta capa, que se extiende aproximadamente de los 15 km a los 50 km de altitud, reúne el 90 % del ozono presente en la atmósfera y absorbe del 97 al 99 % de la radiación ultravioleta de baja frecuencia (150-300 nm), esta fue descubierta por los físicos Charles Fabry y Henri Buisson en el año 1913.

Sus propiedades fueron examinadas en detalle por el meteorólogo británico G.M.B. Dobson, quien desarrolló un sencillo espectrofotómetro que podía ser usado para medir el ozono estratosférico desde la superficie terrestre. Entre 1928 y 1958 Dobson estableció una red mundial de estaciones de monitoreo de ozono, las cuales continúan operando en la actualidad. La unidad Dobson, una unidad de medición de la cantidad de ozono, fue nombrada en su honor.

Agujeros en la capa de ozono
El seguimiento observacional de la capa de ozono, llevado a cabo en los últimos años, ha llegado a la conclusión de que dicha capa puede considerarse seriamente amenazada. Este es el motivo principal por el que se reunió la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de septiembre de 1987, firmando el Protocolo de Montreal.

El desgaste grave de la capa de ozono provocará el aumento de los casos de melanomas, cáncer de piel, cataratas oculares, supresión del sistema inmunitario en humanos y en otras especies. También afectará a los cultivos sensibles a la radiación ultravioleta.

El agujero en la capa de ozono al que más se hace referencia es el agujero sobre la Antártida, que se forma cada año durante el otoño.

Ocasionalmente se han visto pequeños agujeros de ozono sobre el Polo Norte, pero el agotamiento de las concentraciones de ozono sobre el Ártico este año es mucho mayor en comparación con años anteriores.

"El agujero en la capa de ozono que observamos sobre el Ártico este año tiene una extensión máxima de menos de 1 millón de km2", dijo el Dr. Diego Loyola, investigador del Centro Aeroespacial Alemán.

"Esto es pequeño en comparación con el agujero antártico, que puede alcanzar un tamaño de alrededor de 20 a 25 millones de km2 con una duración normal de alrededor de 3 a 4 meses".

Aunque ambos polos sufren pérdidas de ozono durante el invierno, el agotamiento del ozono en el Ártico tiende a ser significativamente menor que en la Antártida.

El agujero en la capa de ozono es impulsado por temperaturas extremadamente frías (por debajo de menos 80 grados Celsius), la luz solar, los campos de viento y sustancias como los clorofluorocarbonos.

Las temperaturas árticas no suelen caer a niveles tan bajos como en la Antártida. Sin embargo, este año, los poderosos vientos que fluyen alrededor del Polo Norte atraparon aire frío dentro de lo que se conoce como el "vórtice polar", un remolino circular de vientos estratosféricos.

Al final del invierno polar, los primeros rayos solares sobre el Polo Norte inició este agotamiento de ozono inusualmente fuerte, causando la formación de este agujero. Sin embargo, su tamaño aún es pequeño en comparación con lo que generalmente se puede observar en el hemisferio sur.

"Desde el 14 de marzo, las columnas de ozono sobre el Ártico han disminuido a lo que normalmente se consideran como niveles de agujeros de ozono, que son menos de 220 unidades Dobson", dijo el Dr. Loyola.

"Esperamos que el agujero se vuelva a cerrar a mediados de abril de 2020".

"Las mediciones de ozono total por Tropomi están ampliando la capacidad de Europa sobre la monitorización global continua del ozono desde el espacio, desde 1995", dijo el gerente de la misión Sentinel-5P, Dr. Claus Zehner, de la Agencia Espacial Europea.

"En este momento, no hemos sido testigos de una formación de agujeros en la capa de ozono de este tamaño en el Ártico".

Publicar un comentario

0 Comentarios