El telescopio espacial Hubble presencia la ruptura del cometa ATLAS


Las nuevas fotografías del Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea del cometa ATLAS (C / 2019 Y4) de largo período, tomadas el 20 y 23 de abril de 2020, brindan las imágenes más nítidas hasta ahora de que el núcleo del cometa se está dividiendo en hasta 30 fragmentos diferentes.

El cometa C / 2019 Y4, popularmente conocido como el cometa ATLAS, es un cometa con una órbita casi parabólica y un período orbital de aproximadamente 6,000 años.

El cometa fue descubierto el 28 de diciembre de 2019 por el sondeo astronómico robótico ATLAS, ubicado en Hawái. Se trata de un sistema de alerta temprana optimizado para detectar objetos pequeños cercanos a la Tierra, unas semanas o días antes de que impacten en la Tierra. Financiado por la NASA y desarrollado y operado por el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai, el sistema actualmente tiene dos telescopios de 0.5 metros ubicados a 160 km de distancia, en los observatorios Haleakala (ATLAS-HKO) y Mauna Loa (ATLAS-MLO).

Este cometa se iluminó rápidamente hasta mediados de marzo, y algunos astrónomos anticiparon inicialmente que podría ser visible a simple vista en mayo para convertirse en uno de los cometas más espectaculares vistos en las últimas dos décadas.

Sin embargo, el objeto comenzó a oscurecerse abruptamente, lo que llevó a los astrónomos a especular que su núcleo podría estar fragmentándose o incluso desintegrándose.

El cometa ATLAS se encuentra actualmente dentro de la órbita de Marte, a una distancia de aproximadamente 145 millones de kilómetros (90,1 millones de millas) de la Tierra.

Las nuevas observaciones de su ruptura, realizadas por el telescopio espacial Hubble el 20 y 23 de abril, revelan que los fragmentos rotos están envueltos en una cola de polvo cometario barrida por la luz del sol.

Crédito de la imagen: NASA / ESA / Hubble

El telescopio espacial Hubble resolvió aproximadamente 25 fragmentos del cometa C / 2019 Y4 (ATLAS) el 23 de abril de 2020, como se muestra en esta imagen.

"Su apariencia cambia sustancialmente entre los dos días, tanto que es bastante difícil conectar los puntos", dijo el Dr. David Jewitt, astrónomo de la Universidad de California, Los Ángeles, y líder de uno de los dos equipos que tomaron imágenes del cometa con el Hubble.

"No sé si esto se debe a que las piezas individuales se encienden y apagan cuando reflejan la luz del sol, o actúan como luces parpadeantes en un árbol de Navidad o porque aparecen diferentes fragmentos en días diferentes".

"Esto es realmente emocionante, tanto porque tales eventos son súper increíbles de ver como porque no ocurren muy a menudo", agregó el Dr. Quanzhi Ye, astrónomo de la Universidad de Maryland y líder del segundo equipo de observación del Hubble.

"La mayoría de los cometas que se fragmentan son demasiado oscuros para verlos. Los eventos a tal escala solo ocurren una o dos veces por década".

Publicar un comentario

0 Comentarios