La tectónica de placas de la Tierra comenzó hace más de 3.2 mil millones de años


Un análisis de rocas de basalto de Honeyeater del este del Cratón de Pilbara, un bloque estable de corteza en Australia occidental, proporciona una fuerte evidencia de que las placas tectónicas de la Tierra ya se estaban moviendo hace 3.200 millones de años, durante el eón Arcaico.

El cratón de Pilbara, junto con el cratón de Kaapvaal, son las únicas áreas que permanecen con restos del eón Arcaico (de hace 3600-2700 millones de años) que hay sobre la Tierra.

La tectónica de placas es clave para la evolución de la vida y el desarrollo del planeta. Hoy, la capa exterior de la Tierra consta de unos 15 bloques rígidos de corteza. En ellos se sientan los continentes y océanos del planeta.

El movimiento de estas placas dio forma a la ubicación de los continentes. Ayudó a formar otros nuevos y creó diferentes formas de paisajes geográficos únicos por toda la Tierra, como las grandes cadenas montañosas.

También expuso nuevos tipos de rocas a la atmósfera, lo que condujo a reacciones químicas que estabilizaron la temperatura de la superficie de la Tierra durante miles de millones de años. Un clima estable es crucial para la evolución de la vida.

La pregunta de cuando ocurrieron los primeros cambios, durante mucho tiempo ha sido un tema de debate considerable en la geología.

"Actualmente, la Tierra es el único cuerpo planetario conocido que ha establecido sólidamente la tectónica de placas de cualquier tipo", dijo Alec Brenner, un estudiante graduado en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de la Universidad de Harvard.

"Realmente nos corresponde, a medida que buscamos planetas en otros sistemas solares, comprender todo el conjunto de procesos que condujeron a la tectónica de placas en la Tierra y qué fuerzas impulsoras se produjeron para iniciarlo".

"Con suerte, eso nos daría una idea sobre que tan fácil es que la tectónica de placas suceda en otros planetas, especialmente teniendo en cuenta todos los vínculos entre la tectónica de placas, la evolución de la vida y la estabilización del clima".

Para determinar si las placas tectónicas de la Tierra experimentaron un movimiento significativo antes de la Era Neoarcaica temprana, hace unos 2.800 millones de años, Brenner y sus colegas de investigación extrajeron muestras de un total de 235 núcleos de basalto de Honeyeater con orientación magnética; rocas ígneas que retienen un registro del campo magnético de la Tierra en el momento de su cristalización.

Dado que los investigadores conocían las edades de las rocas que se cristalizaron en diferentes momentos dentro de un solo bloque de la corteza, pudieron deducir cambios en la latitud del bloque durante millones de años.

Descubrieron que esta sección de la corteza se desplazaba a una tasa promedio de al menos 2.5 cm por año, una velocidad comparable a las tasas de movimiento de la placa tectónica observadas hoy en día.

"Básicamente, esta es una evidencia geológica para extender el registro de la tectónica de placas en la Tierra; más atrás en la historia de la Tierra", dijo Brenner.

"Según la evidencia que encontramos, parece que la tectónica de placas es un proceso mucho más probable que haya ocurrido en la Tierra primitiva y que defiende una Tierra que se parece mucho más a la actual de lo que mucha gente piensa".

Crédito de la imagen: Alec Brenner, Harvard University.

Referencia del documento científico:
Alec R. Brenner et al. 2020. Evidencia paleomagnética de velocidades de movimiento moderno de placas hace 3.2 mil millones de años atrás. Science Advances, Vol. 6, no. 17, eaaz8670; doi: 10.1126 / sciadv.aaz8670

Publicar un comentario

0 Comentarios