Los dinosaurios carnívoros gigantes estaban adaptados para caminar con eficiencia energética


Según un nuevo estudio publicado en la revista PLoS ONE, los dinosaurios terópodos no aviarios, como el temible tiranosaurio rex, dependían menos de la velocidad de carrera y priorizaban más el ahorro de energía. Esta eficiencia para la cacería, manifestada en el ahorro de energía, era una gran ventaja a la hora de necesitar de esas energías para correr detrás de una presa.

Los dinosaurios terópodos fueron los carnívoros terrestres dominantes durante gran parte de la era mesozoica. Estos dinosaurios variaron en masa de 200 ga hasta los 9,000 kg y ocuparon gran parte del espacio disponible del nicho.

Si bien es probable que ninguna adaptación única explique tal dominio generalizado y diversidad de formas, el sistema locomotor bípedo empleado por los terópodos se invoca como una razón importante para el éxito de este linaje.

Muchas investigaciones han explorado la relación entre la locomoción de los terópodos y su estilo de vida. Gran parte de este trabajo se ha centrado en sus velocidades de carrera, pero el Dr. Alexander Dececchi de la Universidad Mount Marty y sus colegas de investigación argumentan que la velocidad podría no ser el factor más importante, especialmente para los terópodos más grandes.

Los investigadores reunieron datos sobre las proporciones de las extremidades, la masa corporal y la forma de caminar de más de 70 especies de dinosaurios terópodos.

Luego aplicaron una gran variedad de métodos para estimar la velocidad máxima de cada dinosaurio, así como la cantidad de energía que gastaban mientras se movían despacio o caminaban a velocidades más relajadas.

Entre las especies más pequeñas a medianas, las patas más largas parecen ser una adaptación para correr más rápido, una observación que está en línea con los resultados de las investigaciones anteriores. Por lo tanto, esto parece ser un dato que se mantiene entre diferentes estudios independientes.

Pero para los titanes, los grandes reptiles carnívoros, la velocidad máxima de carrera está limitada por el tamaño de su cuerpo, por lo que las piernas más largas se correlacionan con la forma de caminar utilizando poca energía.

Correr es algo muy importante para los cazadores, pero estos depredadores generalmente pasan mucho más tiempo deambulando en busca de comida.

"Si bien la velocidad era una gran ventaja para los dinosaurios que necesitaban cazar presas y también escapar de los depredadores, los terópodos más grandes confiaban más en la eficiencia mientras buscaban alimentos", dijeron el Dr. Dececchi y los coautores del estudio.

"Entre los terópodos gigantes, los campeones eran los tiranosaurios como el T. rex, cuyas piernas largas aparentemente estaban bien adaptadas para reducir el gasto de energía mientras merodeaban en busca de sus presas".

"El tamaño importa; los terópodos más pequeños eran tanto cazadores como cazados, por lo que vivían sus vidas a gran velocidad. Para los gigantes como el T. rex, un cazador superior sin depredadores naturales; la vida era un maratón, no una carrera".

Crédito de la imagen: Julius Csotonyi.

Referencia del documento científico:
T.A. Dececchi et al. 2020. El rápido y el frugal: las estrategias locomotoras divergentes impulsan el alargamiento de las extremidades en los dinosaurios terópodos. PLoS ONE 15 (5): e0223698; doi: 10.1371 / journal.pone.0223698

Publicar un comentario

0 Comentarios