La Vía Láctea podría albergar 36 civilizaciones extraterrestres con capacidad de comunicación


Utilizando el supuesto de que la vida inteligente se desarrolla en los planetas extrasolares (exoplanetas) de manera similar a como se desarrolló en la Tierra, un dúo de investigadores de la Facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Nottingham ha obtenido una estimación del número de Civilizaciones Extraterrestres Inteligentes en Comunicación (CETI, acrónimo ingles para communicating extraterrestrial intelligent) dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Los astrónomos calculan que podría haber 36 civilizaciones CETI activas en nuestra galaxia; la más cercana está a 17,000 años luz de distancia y muy probablemente está alojada en una estrella enana roja, probablemente superando con creces nuestra capacidad para detectarla en el futuro inmediato esta civilización y, por lo tanto, haciendo imposible la comunicación interestelar.

"Debería haber al menos unas pocas docenas de civilizaciones CETI activas en nuestra galaxia bajo el supuesto de que se necesitan 5 mil millones de años para que se forme vida inteligente en otros planetas, como en la Tierra", dijo el profesor Christopher Conselice, autor principal del estudio.

"La idea es mirar la evolución, pero a escala cósmica. Llamamos a este cálculo el Límite Astrobiológico de Copérnico".

"El método clásico para estimar el número de civilizaciones inteligentes se basa en hacer conjeturas de los valores relacionados con la vida, por lo que las opiniones sobre estos asuntos varían bastante", agregó el Dr. Tom Westby, primer autor del estudio.

"Nuestro nuevo estudio simplifica estas suposiciones utilizando nuevos datos, dándonos una estimación sólida del número de civilizaciones en nuestra galaxia".

Los dos límites astrobiológicos de Copérnico establece que la vida inteligente se forma en menos de 5 mil millones de años, o después de aproximadamente 5 mil millones de años, similar al desarrollo de la vida en la Tierra, donde se formó una civilización en comunicación después de 4,5 mil millones de años.

En los criterios estrictos, según los cuales se necesita un contenido de metal igual al del Sol, los autores del estudio calculan que debería haber alrededor de 36 civilizaciones CETI activas en la Vía Láctea.

Muestran que el número de civilizaciones depende en gran medida de cuánto tiempo envían activamente señales de su existencia al espacio, como transmisiones de radio desde satélites, televisión, etc.

Si otras civilizaciones avanzadas tecnológicamente pueden durar tanto como nuestra civilización, que actualmente tiene 100 años de desarrollos tecnológicos, habrá alrededor de 36 civilizaciones inteligentes en curso en toda nuestra galaxia.

Sin embargo, la distancia promedio a estas civilizaciones estaría a 17,000 años luz de distancia, haciendo que la detección y la comunicación sean muy difíciles con nuestra tecnología actual.

También es posible que seamos la única civilización dentro de nuestra galaxia, es posible que estemos totalmente solos en toda la galaxia, a menos que los tiempos de supervivencia de las civilizaciones inteligentes como la nuestra sean prolongados.

"Nuestra nueva investigación sugiere que la búsqueda de civilizaciones extraterrestres inteligentes no solo revelan la existencia de cómo se forma la vida, sino que también nos dan ideas sobre cuánto durará nuestra propia civilización", dijo el profesor Conselice.

"Si descubrimos que la vida inteligente es común, esto revelaría que nuestra civilización podría existir por mucho más de unos pocos cientos de años, alternativamente, si descubrimos que no hay civilizaciones activas en nuestra galaxia, es una mala señal para nuestra propia existencia a largo plazo".

"Al buscar vida inteligente extraterrestre, incluso si no encontramos nada, estamos descubriendo nuestro propio futuro y destino".

Crédito de la imagen: Angela Yuriko Smith.

Referencia del documento científico:
Tom Westby & Christopher J. Conselice. 2020. The Astrobiological Copernican Weak and Strong Limits for Intelligent Life. Astrophysical Journal 896, 58; doi: 10.3847/1538-4357/ab8225

Publicar un comentario

0 Comentarios