Descubren sorprendentes similitudes entre los plotoptéridos y los pingüinos gigantes


Los paleontólogos han descubierto sorprendentes similitudes entre los huesos fosilizados de pingüinos gigantes que vivieron hace 62 millones de años en lo que ahora es Nueva Zelanda, y los huesos de los plotoptéridos, un grupo de aves marinas no voladoras que vivieron en Norteamérica y Japón entre 37 y 25 millones de años atrás.

Los plotopéridos (de la familia Plotopteridae) son aves marinas extintas, no voladoras, que se propulsaban por alas que combinaban un llamativo mosaico de cualidades características de los pingüinos y aves pelecaniformes, como los alcatraces, piqueros, cormoranes y la corúa real.

El ala de los plotopéridos es notablemente similar a la aleta de los pingüinos, la cual muestra numerosos paralelos.

Los plotopéridos se desarrollaron en el hemisferio norte mucho más tarde que los pingüinos, y la primera especie apareció entre los 37 y 34 millones de años atrás. Sus fósiles se han encontrado en varios sitios en los Estados Unidos (California, Oregón y Washington), Canadá (Columbia Británica) y Japón.

A diferencia de los pingüinos, que han sobrevivido hasta la era moderna, la última especie de los plotopéridos se extinguió hace unos 25 millones de años.

El estudio
En un nuevo estudio, el Dr. Gerald Mayr del Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural y sus colegas de los Estados Unidos y Nueva Zelanda compararon restos fosilizados de animales plotopéridos con especímenes fósiles de tres especies de pingüinos gigantes: Waimanu, Muriwaimanu y Sequiwaimanu, e identificaron similitudes y diferencias no reconocidas previamente.

Los investigadores encontraron que los plotopéridos y los antiguos pingüinos tenían picos largos con fosas nasales en forma de hendidura similares, huesos similares en el pecho y los hombros, y alas similares.

Estas similitudes sugieren que ambos grupos de aves eran nadadores fuertes que usaban sus alas para propulsarlas bajo el agua, una característica muy útil cuando estaban en busca de alimentos.

Algunas especies de ambos grupos podrían crecer a tamaños enormes. Los plotopéridos más grandes conocidos tenían más de 2 m de altura, mientras que algunos de los pingüinos gigantes alcanzaban hasta 1,6 m de altura.

"Lo sorprendente de todo esto es que los plotopéridos y los antiguos pingüinos desarrollaron estas características compartidas de forma independiente", dijo la Dra. Vanesa De Pietri, conservadora de Historia Natural del Museo de Canterbury.

"Este es un ejemplo de lo que llamamos 'evolución convergente', cuando los organismos relacionados distantes desarrollan rasgos morfológicos similares en condiciones ambientales similares".

"Algunas especies grandes de plotopéridos habrían parecido muy similares a los pingüinos antiguos", dijo el Dr. Paul Scofield, conservador de Historia Natural del Museo de Canterbury.

"Estas aves evolucionaron en diferentes hemisferios, con millones de años de diferencia, pero desde la distancia sería difícil distinguirlas".

"Los plotopéridos parecían pingüinos, nadaban como pingüinos, probablemente comían como pingüinos, pero no eran pingüinos".

Los paralelos en la evolución de estos grupos de aves sugieren una explicación del por qué las aves desarrollaron la capacidad de nadar con sus alas.

“El buceo impulsado por alas es bastante raro entre las aves; la mayoría de las aves marinas usan sus patas”, dijo el Dr. Mayr.

"Creemos que tanto los pingüinos como los plotopéridos tenían antepasados ​​voladores que se habrían lanzado del aire al agua en busca de alimentos".

"Con el tiempo, estas especies ancestrales mejoraron en natación y empeoraron en vuelo".

Con el pasar de los millones de años, esta forma de buscar alimentos habría afectado su patrón de comportamiento de forma perpetua y en última instancia, en su camino evolutivo; se convirtieron en aves que utilizan sus alas para la propulsión marina, en lugar de utilizarlas para el vuelo.

Crédito de la imagen: Mark Witton.

Referencia del documento científico:
Gerald Mayr et al. Comparative osteology of the penguin-like mid-Cenozoic Plotopteridae and the earliest true fossil penguins, with comments on the origins of wing-propelled diving. Journal of Zoological Systematics and Evolutionary Research, published online June 29, 2020; doi: 10.1111/jzs.12400

Publicar un comentario

0 Comentarios