La historia universal de la humanidad - Europa Central


Conocer la Historia Universal de la Humanidad puede parecer algo aburrido para muchos, sin embargo, en esta serie de documentales estamos haciendo un resumido de los últimos cinco mil años de historia documentada. Para simplificar aún más las cosas, estamos enfocándonos en los acontecimientos más importantes, región por región en todo el globo terráqueo.

Este es el cuarto capítulo del documental de la Historia Universal de la Humanidad. Aquí estaremos hablando de los acontecimientos más relevantes en la región de Europa Central.

Invasión bárbara del siglo III
A partir del período microglaciar iniciado en el c. 400 d. C. fueron más numerosas las incursiones militares y los desplazamientos de población en las fronteras del Imperio romano. A excepción de los pueblos túrquicos, los otros tres eran indoeuropeos, como los griegos y latinos. Atendiendo a su condición etnolingüística, estos pueblos eran muy diferentes entre sí, pudiendo distinguirse cuatro grupos culturales:

Pueblos túrquicos: como los ávaros, los hunos y posteriormente los búlgaros del Volga.

Pueblos eslavos: como los vendos, en lo que hoy es Polonia, y posteriormente los eslavos meridionales en los Balcanes.

Pueblos iranios: como los escito-sármatas, entre el Danubio y el Tisza, y los alanos, a orillas del mar Negro.

Pueblos germánicos: como los godos, suevos, vándalos, hérulos, anglos, sajones, jutos, francos, burgundios, longobardos y otros identificados como bárbaros.

Francia Oriental (843 d. C.-962 d. C.)
Mediante el Tratado de Verdún se repartía el reino de Carlomagno entre sus tres nietos. La parte oriental, llamada Francia Oriental, recayó en Luis el Germánico, cuyos descendientes reinarían hasta la muerte de Luis IV el Niño y quien sería su último rey carolingio.

Tras la muerte de Luis IV en 911, los líderes de Alemania, Baviera, Francia y Sajonia todavía eligieron como sucesor a un noble de estirpe franca, Conrado I. Pero una vez muerto, el Reichstag reunido en 919 en la ciudad de Fritzlar designó al conde de Sajonia, Enrique I el Pajarero (919-936). Con la elección de un sajón, se rompían los últimos lazos con el reino de los francos occidentales. Enrique nombró a su hijo Otón I el Grande como sucesor, quien fue elegido rey en Aquisgrán en 936.

El Sacro Imperio Romano (962 d. C.-1806 d. C.)

Conocido como el Primer Reich, el Imperio se formó en el año 962 bajo la dinastía sajona con la coronación de Otón I el Grande como emperador.

Su nombre deriva de la pretensión de los gobernantes medievales de continuar la tradición del Imperio carolingio (desaparecido en el siglo X), el cual había revivido el título de Emperador romano en Occidente,​ como una forma de conservar el prestigio del antiguo Imperio romano. El adjetivo «sacro» no fue empleado sino hasta el reinado de Federico Barbarroja (sancionado en 1157) para legitimar su existencia como la santa voluntad divina en el sentido cristiano. Así, la designación Sacrum Imperium fue documentada por primera vez en 1157,​ mientras que el título Sacrum Romanum Imperium apareció hacia 1184.

El Sacro Imperio se convirtió en la entidad predominante en la Europa central durante casi un milenio hasta su disolución en 1806. En el momento de su mayor expansión, el Imperio comprendía casi todo el territorio de la actual Europa central, así como partes de Europa del sur. a partir de mediados del siglo XVIII, el Imperio ya no fue capaz de seguir protegiendo a sus miembros de las políticas expansionistas de las potencias internas y externas. El Sacro Imperio Romano Germánico desapareció el 6 de agosto de 1806 cuando Francisco II renunció a la corona imperial para mantenerse únicamente como emperador austríaco, debido a las derrotas sufridas a manos de Napoleón I.

Confederación del Rin (1806-1813)
La Confederación del Rin fue el nombre que recibió la confederación de Estados clientes del Primer Imperio Francés creada por el emperador Napoleón Bonaparte en el marco de las denominadas Guerras Napoleónicas. La confederación fue creada inicialmente por 16 estados alemanes después de que Austria y Rusia fueran derrotadas en la batalla de Austerlitz. El posterior Tratado de Presburgo supuso la creación de la Confederación del Rin. La confederación existió entre 1806 y 1813. La Confederación se disolvió después de la derrota de Napoleón en la batalla de Leipzig en 1813.

Congreso de Viena (1814.-1815)
El Congreso de Viena fue un encuentro internacional celebrado en la capital austriaca, convocado con el objetivo de restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón Bonaparte y reorganizar las ideologías políticas del Antiguo Régimen.

Así pues, su intención era retornar Europa a la situación anterior a la Revolución francesa (1789), no solo para restablecer las fronteras nacionales trastornadas hacía casi 20 años, sino además para asegurar un equilibrio de poder que evitase otra serie de conflictos armados a gran escala, como fueron las anteriores guerras revolucionarias francesas y, posteriormente, las guerras napoleónicas.

Confederación Germánica (1815-1866)

La Confederación Germánica fue una unión establecida en 1815 por el Congreso de Viena que agrupó a 39 Estados alemanes en una confederación de Estados soberanos bajo la presidencia de la Casa de Austria. La Confederación Germánica terminó como resultado de la guerra austro-prusiana de 1866 disputada entre las distintas entidades que conformaban esta Confederación: el Imperio austriaco y sus aliados por un lado y el Reino de Prusia y sus aliados por otro lado.

La Confederación solo funcionaba cuando coincidían las posiciones de Austria y Prusia, cuya confrontación condujo finalmente a la guerra de las Siete Semanas. Tras el triunfo prusiano, la Confederación Germánica quedó disuelta y fue sustituida en el año 1867 por la Confederación Alemana del Norte, dominada por Prusia, que sirvió de preámbulo al Imperio alemán.

Confederación Alemana del Norte (1866-1871)
La Confederación Alemana del Norte tuvo su inicio en 1867, tras la disolución de la Confederación Germánica. Formada por 22 Estados del norte de Alemania, fue un agrupamiento transitorio, que duró solo hasta la proclamación del Imperio alemán en 1871.

El 10 de diciembre de 1870, el Reichstag de la Confederación Alemana del Norte renombró la Confederación como Imperio alemán y dio el título de emperador alemán al rey de Prusia como presidente de la Confederación.​ Durante el Sitio de París, el 18 de enero de 1871, el rey Guillermo I de Prusia fue proclamado emperador alemán en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles.

Imperio Alemán (1871-1918)

El Imperio alemán fue la forma de Estado que existió en Alemania desde su unificación y la proclamación de Guillermo I como emperador, el 18 de enero de 1871, hasta 1918, cuando se convirtió en una república después de la derrota en la Primera Guerra Mundial y la abdicación de Guillermo II (9 de noviembre de 1918).

El término de Deutsches Reich se mantuvo como nombre oficial de Alemania durante la República de Weimar y la mayor parte del período nazi hasta 1943, cuando fue cambiado a Großdeutsches Reich («Gran Imperio alemán»).

El Imperio Alemán estuvo regido por una Constitución aprobada el 16 de abril de 1871. Durante sus 47 años de vigencia, el Imperio alemán se convirtió en una de las economías industriales más poderosas del planeta y una gran potencia, hasta que se derrumbó después de su derrota militar en la Primera Guerra Mundial y la Revolución de Noviembre.​ Los estados fronterizos más importantes fueron el Imperio ruso en el este, Francia en el oeste y el Imperio austrohúngaro ubicado en el sur.

La República de Weimar (1919-1933)
El nombre de República de Weimar es un término aplicado por la historiografía posterior, puesto que el país conservó su nombre de ‘Imperio alemán’. La denominación se debe a la ciudad de Weimar, donde se reunió la Asamblea Nacional constituyente y aprobó la nueva constitución, el 31 de julio y entró en vigor el 11 de agosto de 1919. Este período se caracterizó por golpes de Estado militares y derechistas, intentos revolucionarios por parte de la izquierda y fuertes crisis económicas.

Toda esta combinación provocó el ascenso de Adolf Hitler y el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. El 5 de marzo de 1933, los nazis obtuvieron la mayoría en las elecciones al parlamento, con lo que pudieron aprobar el 23 de marzo la Ley habilitante que, junto al Decreto del incendio del Reichstag del 28 de febrero se permitió la aprobación de leyes sin la participación del Parlamento, se considera que significó el final de la República de Weimar.

Alemania nazi (1933-1945)

La Alemania nazi o nacionalsocialista (nacionalismo + socialismo = nacionalsocialista = nazi) se refiere al momento en el que el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán gobernó el país. Después de que Hitler fuera nombrado canciller por el presidente Paul von Hindenburg, el 30 de enero de 1933, el Partido Nazi comenzó a eliminar toda la oposición política y a consolidar su poder. En medio de la Gran Depresión, los nazis restauraron la estabilidad económica y acabaron con el desempleo de masas utilizando los elevados gastos militares y una economía mixta.

El retorno a la estabilidad económica impulsó la popularidad del régimen. Austria y Checoslovaquia fueron anexionadas en 1938 y 1939. En septiembre de 1939 acabó invadiendo Polonia, lo que marcó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial en Europa. En alianza con Italia y las Potencias del Eje, Alemania conquistó la mayor parte de Europa en 1940.

Después de la invasión alemana sobre la Unión Soviética en 1941, la marea se volvió contra el Tercer Reich, sufriendo graves derrotas militares a partir de 1942. Alemania fue invadida en 1945 por los soviéticos desde el este y por los aliados occidentales desde el oeste. La negativa de Hitler a admitir la derrota llevó a la destrucción masiva de la infraestructura alemana y la pérdida innecesaria de vidas en los últimos meses de la guerra. Los aliados llevaron a los líderes nazis supervivientes a juicio por crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y guerra de agresión en los Juicios de Núremberg.

La Reunificación alemana (1989-2018)

Se refiere a los cambios políticos y sociales acontecidos durante 1989 y 1990 en Alemania, que concluyeron en la adhesión de la antigua República Democrática Alemana (RDA) bajo la jurisdicción de la República Federal de Alemania (RFA).

También propició la apertura de las fronteras entre las Alemanias, lo que desencadenó la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989. Los gobiernos de los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética firmaron el Tratado Dos más Cuatro, que falló a favor de la reunificación. También convalidó el Tratado de Unificación, instrumento legal que autorizó la adhesión de la RDA en la RFA según la Ley Fundamental de Alemania el 3 de octubre de 1990. Desde 1991, esa fecha se celebra el Día de la Unidad Alemana.

Publicar un comentario

0 Comentarios