Un impacto cósmico destruyó un asentamiento en el valle del río Éufrates hace 12.800 años


Los fragmentos de un cometa de corto período pueden haber causado la destrucción de un asentamiento del periodo paleolítico en Abu Hureyra, en el norte de Siria, hace unos 12.800 años, según una nueva investigación dirigida por científicos del Comet Research Group.

Abu Hureyra es un yacimiento arqueológico, un asentamiento de montículos (comúnmente conocido como "tell") ubicado en el norte de Siria a lo largo del río Éufrates.

El antiguo asentamiento ahora se encuentra debajo del lago Assad, creado cuando la presa Tabqa se completó en 1974.

En 1972 y 1973, antes de que se inundara Abu Hureyra, los arqueólogos recolectaron suficiente evidencia de casas, alimentos y herramientas para identificar dos yacimientos arqueológicos: un asentamiento paleolítico y evidencias de una sociedad agrícola temprana.

Entre los artefactos y el resto de la evidencia recuperada en este yacimiento, se encontraron vidrio fundido, nanodiamantes, microesférulas y carbón vegetal.

Algunas características del vidrio encontrado en el yacimiento sugieren que se formó a temperaturas extremadamente altas, mucho más altas de lo que los humanos podían alcanzar en ese momento, o que podrían atribuirse al fuego, la iluminación o el vulcanismo.

"Para tener una mejor perspectiva; temperaturas tan altas derretirían completamente un automóvil en menos de un minuto", dijo el Profesor James Kennett, coautor del estudio, investigador del Departamento de Ciencias de la Tierra y el Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de California en Santa Bárbara.

"Tal intensidad solo podría haber resultado de un fenómeno extremadamente violento, de alta energía y alta velocidad, algo del orden de un impacto cósmico".

"Las muestras que recolectamos en esta ubicación indicaron que se enviaron enormes pulsos de energía térmica a la aldea", dijo el Dr. Günther Kletetschka, coautor del estudio, investigador del Instituto Checo de Geología, la Universidad Charles y la Universidad de Alaska Fairbanks.

Los científicos creen que un cometa de período corto explotó en la atmósfera de la Tierra hace unos 12.800 años. Esto creó explosiones de aire; explosiones poderosas con ondas de choque destructivas que pueden generar numerosos fragmentos más pequeños.

Un impacto o una explosión de aire debe haber ocurrido lo suficientemente cerca como para conducir un calor masivo y vidrio fundido sobre toda la aldea en Abu Hureyra, lo que probablemente resulto en su destrucción total.

“Debido a que los cometas vuelan a velocidades de 50 km / seg (31 millas / seg), varias toneladas de hielo poroso pueden generar una bola de fuego que se aproxima a la energía del megatón, comparable a la detonación de una bomba nuclear. Una explosión tan enorme probablemente ocurrió en la aldea siria”, dijo el Dr. Kletetschka.

El equipo analizó piezas de vidrio fundido recuperadas en Abu Hureyra para la composición geoquímica, forma, estructura, temperatura de formación, características magnéticas y contenido de agua.

Los resultados mostraron que se formó a temperaturas muy altas e incluyó minerales ricos en cromo, hierro, níquel, sulfuros, titanio e incluso hierro fundido rico en platino e iridio, todos los cuales se formaron en temperaturas superiores a los 2.200 grados Celsius (3.992 grados Fahrenheit).

"Nuestros nuevos descubrimientos representan evidencia mucho más poderosa de temperaturas muy altas que solo podrían asociarse con un impacto cósmico", dijo el profesor Kennett.

Abu Hureyra se encuentra en el sector más oriental de lo que se conoce como la hipótesis del cometa Clovis, una hipótesis de una gran explosión en el aire o un impacto astronómico de un objeto u objetos del espacio exterior que dio comienzo al período frío denominado Dryas Reciente hace 12.900 años, que abarca otros 30 sitios en América, Europa y partes de Medio Oriente.

Estos sitios tienen evidencia de incendios masivos, incluida una capa de "esterilla negra" rica en carbono que contiene millones de nanodiamantes, altas concentraciones de platino y pequeñas esférulas metálicas formadas a temperaturas muy altas.

El impacto del cometa Clovis contribuyó a la extinción de la mayoría de los animales grandes, incluidos los mamuts, caballos y camellos en América, y la desaparición de la cultura Clovis de América del Norte, que existió en esa época.

También puede estar relacionado con el inicio abrupto del episodio de enfriamiento del Dryas Reciente, cuando el clima de la Tierra se enfrió significativamente durante un período de 1.200 años.

"Un solo impacto importante de asteroide no habría causado tal dispersión de materiales como los descubiertos en Abu Hureyra", dijo el profesor Kennett.

"Un cometa grande que ingresa a la atmósfera podría causar miles de ráfagas de aire en un lapso de minutos, suficiente para cruzar un hemisferio entero de la Tierra".

"La hipótesis del cometa Clovis propuso este mecanismo para dar cuenta de los materiales ampliamente dispersos en los hemisferios norte y sur".

Crédito de la imagen: Jennifer Rice, Comet Research Group.

Referencia del documento científico:
A.M.T. Moore et al. 2020. Evidence of Cosmic Impact at Abu Hureyra, Syria at the Younger Dryas Onset (~12.8 ka): High-temperature melting at > 2,200 °C. Scientific Reports, volume 10, Article number: 4185; doi: 10.1038/s41598-020-60867-w

Publicar un comentario

0 Comentarios