El reptil acuático del Triásico que tenía un cuello extraordinariamente largo


Tanystropheus hydroides, la especie de reptil recién descrita que vivió hace 242 millones de años durante el período Triásico, tenía unos 6 m (20 pies) de largo, y el cuello representaba la mitad de esa longitud, tres veces más largo que su torso.

Uno de los reptiles triásicos más notables, Tanystropheus, se caracteriza por un cuello extraordinariamente largo y rígido que es casi tres veces la longitud de su torso, a pesar de estar compuesto por solo 13 vértebras hiper alargadas.

Fue descrito por primera vez como una sola especie, Tanystropheus longobardicus, en el año 1852, y desde entonces ha desconcertado a los paleontólogos.

Durante mucho tiempo, los científicos no han estado seguros de si este reptil vivía en la tierra o en el agua. Su extraño cuerpo no dejaba las cosas claras de una forma u otra.

“Tanystropheus parecía un cocodrilo achaparrado con un cuello muy, muy largo”, dijo el Dr. Olivier Rieppel, paleontólogo del Museo Field.

En la misma región donde se encontraron muchos de los grandes fósiles de Tanystropheus, en lo que ahora es Suiza, también había fósiles de reptiles de aspecto similar que medían solo unos 1,2 m (4 pies) de largo.

Entonces, los científicos no solo no estaban seguros de si se trataba de habitantes terrestres o animales marinos, sino que tampoco sabían si los especímenes más pequeños eran juveniles o incluso una especie separada.

Para resolver estos dos misterios de larga data, el Dr. Rieppel y sus colegas de investigación utilizaron tecnologías más nuevas para ver detalles de los huesos de estos animales.

Los cráneos de los grandes fósiles de Tanystropheus habían sido aplastados, pero los investigadores pudieron tomar tomografías computarizadas de las losas fósiles y generar imágenes en 3D de los fragmentos de hueso en su interior.

Los cráneos tenían características clave, incluidas las fosas nasales en la parte superior del hocico, idénticas a las de un cocodrilo, que sugerían que Tanystropheus vivía en el agua.

Este animal probablemente estaba al acecho, esperando que los peces y animales parecidos a calamares pasaran nadando por sus alrededores acuáticos, y luego los enganchaba con sus largos y curvos dientes. Es posible que haya ido a la tierra para poner huevos, pero en general, definitivamente se quedó en el océano.

Crédito de la imagen: Spiekman et al.

"Ese cuello no tiene sentido en un entorno terrestre. Es simplemente una estructura incómoda de llevar", dijo el Dr. Rieppel.

Para saber si los pequeños especímenes eran juveniles o una especie separada, los científicos examinaron los huesos en busca de signos de crecimiento y envejecimiento.

"Observamos secciones transversales de huesos del tipo pequeño y nos emocionamos al encontrar muchos anillos de crecimiento. Esto nos dice que estos animales ya estaban maduros", dijo el Dr. Torsten Scheyer, paleontólogo de la Universidad de Zurich.

Los autores nombraron a la especie más grande Tanystropheus hydroides. La forma pequeña lleva el nombre original Tanystropheus longobardicus.

En la imagen sobre la parte superior se muestran las dos especies identificadas. En color verde se muestra a Tanystropheus hydroides y sus características antropológicas, y en azul se muestra a Tanystropheus longobardicus y sus características antropológicas. De manera que por características antropológicas se determinó que estos animales similares, en realidad son dos especies diferentes.

"La especie pequeña probablemente se alimentaba de pequeños animales con caparazón, como los camarones, en contraste con la especie grande, que se alimentan de peces y calamares", dijo el Dr. Stephan Spiekman, paleontólogo de la Universidad de Zurich.

"Esperábamos que el extraño cuello de Tanystropheus estuviera especializado para una sola tarea, como el cuello de una jirafa. Pero en realidad, le permitió varios estilos de vida".

"Desde hace muchos años hemos tenido nuestras sospechas de que había dos especies de Tanystropheus, pero hasta que pudimos escanear las muestras más grandes no teníamos pruebas definitivas. Ahora las tenemos", dijo el Dr. Nick Fraser, de las ciencias naturales en los Museos Nacionales de Escocia.

"Es muy significativo descubrir que había dos especies bastante separadas de este reptil de cuello extrañamente largo que nadaban y vivían uno al lado del otro en las aguas costeras del gran mar de Tetis hace aproximadamente 240 millones de años".

Referencia del documento científico:
Stephan N.F. Spiekman et al. Aquatic Habits and Niche Partitioning in the Extraordinarily Long-Necked Triassic Reptile Tanystropheus. Current Biology, published online August 6, 2020; doi: 10.1016/j.cub.2020.07.025

Publicar un comentario

0 Comentarios