La quema de carbón contribuyó a la Extinción Masiva del Pérmico-Triásico


Un equipo internacional de geólogos ha encontrado la primera evidencia directa de que las erupciones volcánicas en la parte sur de la región de los traps siberianos hace 252 millones de años quemaron grandes volúmenes de carbón y vegetación.

El carbón o carbón mineral es una roca sedimentaria organógena de color negro, muy rica en carbono y con cantidades variables de otros elementos, principalmente hidrógeno, azufre, oxígeno.

El evento de extinción masiva del Pérmico-Triásico, también llamado la Gran Mortandad, fue la extinción masiva más severa de la Tierra que alcanzó su punto máximo hace unos 252,3 millones de años.

La catástrofe mató a casi el 96% de todas las especies marinas y el 70% de las especies de vertebrados terrestres en el planeta en el transcurso de miles de años.

Los cálculos de la temperatura del agua del mar indican que en el pico de la extinción, la Tierra experimentó un calentamiento global, en el que las temperaturas del océano ecuatorial excedieron los 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit).

Una de las posibles causas de este evento, y una de las muchas hipotéticas, es que la quema masiva de carbón provocó un calentamiento global catastrófico, que a su vez fue devastador para la vida.


El estudio
Para buscar evidencia que respalde esta hipótesis, la profesora Lindy Elkins-Tanton de la Universidad Estatal de Arizona y sus colegas observaron la región de los traps siberianos, donde se sabe que los magmas y la lava de los eventos volcánicos quemaron una combinación de vegetación y carbón.

Se centraron en las rocas volcánicas, rocas creadas por explosivas erupciones volcánicas, y recolectaron más de 500 kg de muestras.

“Encontramos imponentes acantilados fluviales de nada más que volcanes elásticos, que bordean el río por cientos de millas. Fue geológicamente asombroso”, dijo la profesora Elkins-Tanton.

A medida que se analizaban las muestras, los autores comenzaron a ver fragmentos extraños en los materiales volcánicos que parecían madera quemada y, en algunos casos, carbón quemado.

El trabajo de campo adicional arrojó aún más sitios con carbón vegetal, carbón e incluso algunas manchas pegajosas ricas en materia orgánica en las rocas.

"Nuestro estudio muestra que los magmas de los tramps siberianos se introdujeron e incorporaron carbón y material orgánico", dijo la profesora Elkins-Tanton.

"Eso nos da evidencia directa de que los magmas también quemaron grandes cantidades de carbón y materia orgánica durante las erupciones".

Y los cambios en la extinción masiva del Pérmico-Triásico tienen paralelos notables con lo que está sucediendo hoy en la Tierra, incluida la quema de hidrocarburos y carbón, la lluvia ácida de azufre e incluso los halocarburos que destruyen el ozono.

"Ver estas similitudes nos da un impulso adicional para tomar medidas ahora, y también para comprender mejor cómo la Tierra responde a cambios como estos a largo plazo", agregó la profesora Elkins-Tanton.

Referencia del documento científico:
L.T. Elkins-Tanton et al. Field evidence for coal combustion links the 252 Ma Siberian Traps with global carbon disruption. Geology, published online June 12, 2020; doi: 10.1130/G47365.1

Publicar un comentario

0 Comentarios