"Nos entrenan para desinformar" confiesa un exrepresentante de ventas farmacéuticas


"No existe tal cosa como un medicamento seguro". Estas declaraciones provienen de Gwen Olsen, ex representante de ventas farmacéuticas y autor del libro Confessions of an Rx Drug Pusher.

Durante 15 años, Gwen vivió una mentira involuntaria, trabajando como representante de ventas farmacéuticas para algunos de los fabricantes farmacéuticos más grandes de la actualidad, incluidos Johnson & Johnson, Bristol-Myers Squibb y Abbott Laboratories. Pero a través de un curso gradual de eventos trágicos, los ojos de Gwen finalmente se abrieron a la verdad tiránica y poco ética sobre muchas de las drogas farmacéuticas.

"Fue un proceso de despertar, un proceso espiritual y de conciencia donde comencé a observar lo que estaba pasando, lo que hacían algunas de las drogas, la falta de información, la desinformación. Cuando hablé con los médicos, me animaban a minimizar los efectos secundarios. Empecé a darme cuenta de que estos pacientes estaban, literalmente, siendo torturados por las drogas".

En su libro "Tell All" (Dile a Todos), Gwen escribe sobre sus años como representante de ventas farmacéuticas, exponiendo los sucios secretos de la industria, los secretos de los que a menudo no se habla en nuestra sociedad.

Como ella explica, cuando se aprueba un medicamento y afecta a la población en general, no sabemos ni el 50% de los efectos secundarios relacionados con ese medicamento. "Nos estaban entrenando para desinformar a la gente", declaro Gwen.

Pero en 2004, una tragedia familiar ligada a la corrupción de la industria farmacéutica cambiaría todo para Gwen.

"Mi sobrina tenía 20 años, asistía a la universidad de Indiana y era una estudiante de medicina, una mujer extremadamente inteligente y hermosa, con un espíritu hermoso por dentro y por fuera. Tuvo un accidente automovilístico, le recetaron vicodina hidrocodona para el dolor, y se volvió adicta".

Gwen dice que las propiedades sedantes de la droga estaban afectando la concentración de su sobrina, por lo que terminó tomando una droga estimulante, efedrina, para ayudarla con sus estudios.

"Sucedió una interacción de drogas y terminó en el hospital, y la etiquetaron con un trastorno bipolar, no una toxicidad por drogas o una reacción a las drogas que estaba consumiendo. Comenzaron a darle más antipsicóticos y estabilizadores de estado de ánimo, y eso la encaminó a convertirse en una paciente mental".

Consumir estas drogas simultáneamente la dejo mentalmente discapacitada. La sobrina de Gwen finalmente abandonó la escuela, después de lo cual trató de dejar de tomar los medicamentos que estaba tomando. Inevitablemente, siguió una depresión severa.

"Su mamá estaba de camino a casa para llevarla de regreso al psiquiatra y volver a drogarla. [Fue entonces cuando] mi sobrina entró en la habitación de su hermana menor y tomó una lámpara de ángel que estaba llena de aceite, se la echó sobre ella y la encendió, quemándose viva".

Gwen dice que el suicidio de su sobrina fue la chispa que encendió su pasión por difundir la verdad sobre lo que le está sucediendo a tantas personas que sufren los efectos secundarios asociados con las drogas farmacéuticas.

"Fue una promesa que le hice a ella de que no dejaría que su memoria se mancillara, y que le diría a la gente lo que le había sucedido. Que ella no sería recordada como una persona mentalmente o genéticamente defectuosa, que yo no permitiría que eso sucediera. Y me doy cuenta de que hay miles y miles de personas que necesitan una voz, y yo actúo como esa voz".

Hoy en día, una de las mayores preocupaciones de Gwen es por los millones de niños que toman antipsicóticos, que ha crecido exponencialmente en los últimos 10 años. Estos medicamentos se administran especialmente a niños en hogares de acogimiento familiar, poniéndolos en una "camisa de fuerza química".

"Un gran número de psiquiatras son deshonestos, porque los veo dando a la gente medicamentos que saben que son terapias que dañan el cerebro, que saben que no tienen resultados positivos a largo plazo, que saben que no curarán nada. Simplemente toman una lista de síntomas y la llaman enfermedad o trastorno mental".

La subjetividad de los diagnósticos psiquiátricos ha creado una alianza lucrativa entre muchos psiquiatras, representantes farmacéuticos y la industria farmacéutica. No hay datos científicos suficientes para diagnosticar una enfermedad mental. No hay análisis de sangre, no hay análisis de orina, no hay tomografía por emisión de positrones, no se requiere de evidencia médica y, por lo tanto, eso amplía considerablemente la población potencial de pacientes.

"Estaba tan desilusionada, además de enojada, cuando descubrí cuánto engaño, cuánta desinformación estaba ocurriendo y cómo me habían utilizado en ese juego. Literalmente yo era la que estaba en primera línea, estaba lastimando a la gente sin querer, pero yo era la responsable. Ahora llevo una carga por eso".

Publicar un comentario

0 Comentarios