El agua de la Tierra provino de Meteoritos llamados Condritas Enstatita


Un tipo de meteorito llamado condritas enstatita tiene una composición isotópica similar a las rocas terrestres y, por lo tanto, puede ser representativo del material que formó la Tierra. Un nuevo estudio publicado en la revista Science muestra que estos meteoritos contienen suficiente hidrógeno para haber entregado a la Tierra al menos tres veces la masa de agua en sus océanos.

La enstatita es un mineral de la clase de los silicatos.

Las enstatitas, subgrupo de las condritas (y estas a su vez; subclase de los meteoritos pétreos, silicatados constituidos principalmente por olivino y piroxeno), son meteoritos muy escasos y que contienen elementos refractarios, se cree que se formaron en las zonas interiores del proto-sistema solar.

Las condritas enstatita son una forma poco frecuente de meteoritos que comprenden solamente el 2% de las condritas que caen a la Tierra. Se conocen aproximadamente unas 200 condritas enstatita.

Las condritas enstatita se dividen en dos grupos:

Las condritas EH (alto contenido en enstatita) contienen pequeñas cóndrulos (~ 0,2 milímetros) y altas proporciones de elementos sideròfils al silicio. Un poco más del 10% de la roca está compuesta de grandes de metal. Una característica de diagnóstico de las cóndrulos de EH es que el metal Fe-Ni contiene un 3% de silicio elemental.

Las condritas EL (bajo contenido en enstatita) contienen cóndrulos mayores (> 0.5 mm) y ratios bajas de elementos sideròfils al silicio. El metal Fe-Ni contiene ~ 1% en peso de silicio.

Crédito de la imagen: Christine Fieni / Laurette Piani / Museo Nacional Francés de Historia Natural.

Esta imagen muestra un trozo del meteorito de condrita enstatita llamado Sahara 97096.

Las condritas enstatita son rocas espaciales forjadas a partir de la nebulosa que formó el Sistema Solar. Son raras y representan solo alrededor del 2% de los meteoritos conocidos en las colecciones de astronomía. Pero su similitud isotópica con las rocas terrestres las hace particularmente atractivas.

Tienen isótopos de oxígeno, titanio y calcio, similares a los de la Tierra, y el nuevo estudio mostró que sus isótopos de hidrógeno y nitrógeno también son similares a los de la Tierra.

Descubrimiento
“Nuestro descubrimiento muestra que los componentes básicos de la Tierra podrían haber contribuido significativamente al agua de la Tierra”, dijo la Dra. Laurette Piani, investigadora de la Universidad de Lorraine.

“El material que contiene hidrógeno estaba presente en el interior del Sistema Solar en el momento de la formación del planeta rocoso (la Tierra), a pesar de que las temperaturas eran demasiado altas para que el agua se condensara”.

A menudo se presume que los bloques de construcción de la Tierra estaban secos. Se sabe que provienen de zonas internas del Sistema Solar donde las temperaturas habrían sido demasiado altas para que el agua se condense y se una a otros sólidos durante la formación de nuestro planeta.

Los meteoritos nos dan una pista de que el agua no tenía que venir de muy lejos.

“La parte más interesante del descubrimiento para mí es que las condritas enstatita, que se creía que estaban casi secas, contienen una abundancia inesperadamente alta de agua”, dijo el Dr. Lionel Vacher, investigador postdoctoral de la Universidad de Washington en St. Louis.

“Si las condritas enstatita fueran efectivamente los componentes básicos de nuestro planeta, como lo sugieren fuertemente sus composiciones isotópicas similares, este resultado implica que estos tipos de condritas suministraron suficiente agua a la Tierra para explicar el origen del agua de la Tierra, ¡lo cual es asombroso!”

El equipo también propone que una gran cantidad del nitrógeno atmosférico, el componente más abundante de la atmósfera de la Tierra, podría provenir de las condritas enstatita.

“Sólo existen unas pocas condritas enstatita prístinas: las que no fueron alteradas en el asteroide ni en la Tierra”, dijo el Dr. Piani.

“En nuestro estudio, hemos seleccionado cuidadosamente los meteoritos de condrita enstatita, y hemos aplicado un procedimiento analítico especial para evitar ser sesgados por el origen del agua terrestre”.

La combinación de la Espectrometría de Masas convencional y la Espectrometría de Masas de Iones Secundarios permitió a los científicos medir con precisión el contenido y la composición de las pequeñas cantidades de agua en los meteoritos.

“Antes de este estudio, se asumía comúnmente que las condritas enstatita se formaban cerca del Sol”, dijo el Dr. Piani.

“Por lo tanto, estas condritas comúnmente se consideraban secas, y esta suposición que se reafirma con frecuencia probablemente ha impedido que se realicen análisis exhaustivos para el hidrógeno”.

Referencia del documento científico:
Laurette Piani et al. 2020. Earth’s water may have been inherited from material similar to enstatite chondrite meteorites. Science 369 (6507): 1110-1113; doi: 10.1126/science.aba1948

Publicar un comentario

0 Comentarios