El poderoso caimán gigante del Mioceno que cazaba perezosos terrestres


Purussaurus, un poderoso depredador que vivió en los humedales de la primitiva Amazonia hace entre 6 y 13 millones de años, durante la época del Mioceno, cazaba no solo animales acuáticos sino también criaturas terrestres como los perezosos terrestres, según un artículo publicado en la revista científica Biology Letters.

El Mioceno es una división de la escala temporal geológica que pertenece al periodo Neógeno; dentro de este, el Mioceno precede al Plioceno. Comenzó hace 23 millones de años y terminó hace unos 5 millones de años.

Tras la extinción de los dinosaurios no aviares, el depredador continental más grande no era ni un mamífero ni un pájaro, sino el caimán gigante Purussaurus.

Este animal carnívoro habitó América del Sur durante el Mioceno medio y tardío, cuando floreció un sistema de humedales en el noroeste de la Amazonia.

Purussaurus superaba los 10 m (33 pies) de largo y tenía un cráneo ancho y macizo, y mandíbulas robustas con dientes cónicos y romos.

En octubre de 2004, el Dr. François Pujos del Instituto Argentino de Nivología y sus colegas descubrieron lechos de huesos, que databan de la época del Mioceno, cerca de la ciudad de Iquitos en Perú.

Un lecho de huesos conservó depósitos pantanosos, con diversos conjuntos de vertebrados acuáticos y terrestres, particularmente ricos en restos de peces, tortugas, reptiles y mamíferos.

Entre los fósiles, los paleontólogos encontraron un hueso largo severamente dañado de un mamífero masivo de 13 millones de años de antigüedad.

El examen preliminar del equipo del espécimen reveló 46 marcas de dientes que se infligieron antes de la fosilización del mismo.

Crédito de la imagen: François Pujos y Rodolfo Salas-Gismondi

En esta imagen se muestra la tibia izquierda de Pseudoprepotherium y el mapeo de las marcas de mordida: fotografía y dibujo esquemático en vistas anterior (i y ii) y posterior (iii y iv).

En un nuevo estudio, el Dr. Pujos y su colega, el Dr. Rodolfo Salas-Gismondi de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, tuvieron como objetivo identificar al presunto autor del ataque y quien fue su víctima.

Descubrieron que el hueso pertenecía a Pseudoprepotherium, un perezoso terrestre de tamaño mediano (peso corporal: 78,5 kg, equivalente a un carpincho grande) que vivió en Colombia, Brasil y Venezuela durante el Mioceno.

"La combinación de hoyos redondos y bisectados, poco profundos, y grandes perforaciones que colapsaron extensas porciones de hueso cortical, apunta a un Purussaurus neivensis joven o subadulto (aproximadamente 4 m, o 13,1 pies, de longitud total) como el perpetrador", dijeron los investigadores.

"El patrón de las marcas de los dientes sugiere que el perpetrador atacó y capturó al perezoso terrestre de la extremidad trasera inferior, pero no se puede descartar un intento de desmembramiento".

"Este descubrimiento en la Amazonía peruana proporciona una instantánea inusual de las preferencias dietéticas de Purussaurus", agregaron los investigadores.

"También revela que antes de alcanzar su tamaño gigante, los especimenes jóvenes podrían haberse alimentado de mamíferos terrestres del tamaño de un carpincho".

Referencia del documento científico:
François Pujos & Rodolfo Salas-Gismondi. 2020. Predation of the giant Miocene caiman Purussaurus on a mylodontid ground sloth in the wetlands of proto-Amazonia. Biol. Lett 16 (8): 20200239; doi: 10.1098/rsbl.2020.0239

Publicar un comentario

0 Comentarios