Científicos descubren un nuevo órgano en el cuerpo humano


Nuestro cuerpo contiene un par de glándulas salivales nasofaríngeas clínicamente relevantes que antes se habían pasado por alto, según una nueva investigación dirigida por el Instituto Holandés del Cáncer y la Universidad de Ámsterdam. Proteger estas glándulas recientemente identificadas, denominadas "glándulas tubarias", en pacientes que reciben radioterapia puede brindar una oportunidad para mejorar su calidad de vida.

El sistema de las glándulas salivales humanas se puede dividir en dos grupos separados: glándulas mayores y glándulas menores.

Las glándulas salivales principales son la glándula parótida, la glándula submandibular y la glándula sublingual. Las glándulas menores se distribuyen en grupos de cientos en la mucosa del tracto aerodigestivo superior.

Estas glándulas producen la saliva necesaria para la masticación, la deglución, la digestión, el gusto y la higiene dental.

"La recientemente introducida modalidad de imagenología molecular de tomografía por emisión de positrones / tomografía computarizada con ligandos radiomarcados al antígeno prostático específico de membrana (PSMA1 PET/CT), puede visualizar las glándulas salivales con alta sensibilidad y especificidad", dijo el Dr. Matthijs Valstar, autor del estudio, cirujano del Departamento de Oncología y Cirugía de Cabeza y Cuello del Instituto Holandés del Cáncer y del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Universidad de Amsterdam.

PSMA
El antígeno prostático específico de membrana (abreviado por sus siglas en inglés,  PSMA, Prostate-specific membrane antigen) es una proteína transmembrana presente en todos los tejidos prostáticos. El incremento de la expresión de PSMA está presente en varios tumores, aunque su concentración es más elevada en el cáncer de próstata. Casi todos los adenocarcinomas de próstata muestran expresión de PSMA en la mayoría de las lesiones, tanto primarias como metastásicas. Estudios inmunohistoquímicos han demostrado que la expresión de PSMA está incrementada en pacientes con tumores desdiferenciados, metastásicos u hormonorrefractarios. Más aún, el nivel de expresión del PSMA tiene un valor pronóstico para la evolución de la enfermedad. 

"Sorprendentemente, observamos que el PSMA PET / CT también mostraba una desconocida estructura bilateral posterior en la nasofaringe, con una captación de ligando similar a las glándulas salivales mayores conocidas".

"Hasta donde sabemos, esta estructura no se ajustaba a la descripción anatómica anterior".

Los investigadores confirmaron la presencia de glándulas tubarias en los escaneos del PSMA PET / CT de 100 pacientes (99 hombres, una mujer; edad media 69,5; rango 53-84) y el tejido de dos cuerpos humanos.

"Las dos nuevas áreas que se iluminaron resultaron tener otras características de las glándulas salivales también", dijo el Dr. Valstar.

"Las llamamos 'glándulas tubarias', refiriéndonos a su ubicación anatómica".

Los científicos asumen que la función fisiológica de las glándulas tubarias es la humectación y lubricación de la nasofaringe y la orofaringe.

"La radioterapia puede dañar las glándulas salivales, lo que puede provocar complicaciones", dijo el Dr. Wouter Vogel, autor principal del estudio, radioterapeuta del Departamento de Medicina Nuclear y del Departamento de Oncología Radioterápica del Instituto Holandés del Cáncer.

"Los pacientes pueden tener problemas para comer, deglutir o hablar, lo que puede ser un verdadero problema".

"El tratamiento con radiación de estas nuevas glándulas también puede ir de la mano con estas complicaciones".

El equipo analizó los datos de 723 pacientes que se habían sometido a tratamiento con radiación y encontró que la dosis de radioterapia en esta área se asoció con muchas complicaciones, como la sequedad de la boca (xerostomía) y dificultad para la deglución (disfagia).

Esto significa que el descubrimiento no solo es sorprendente, sino que también podría beneficiar a los pacientes con cáncer.

"Para la mayoría de los pacientes, técnicamente debería ser posible evitar la administración de radiación a esta ubicación recién descubierta del sistema de glándulas salivales, de la misma manera que tratamos de preservar las glándulas conocidas", dijo el Dr. Vogel.

"Nuestro próximo paso es averiguar cómo podemos preservar mejor estas nuevas glándulas y en qué pacientes".

"Si podemos hacer esto, los pacientes pueden experimentar menos efectos secundarios que beneficiarán su calidad de vida en general después del tratamiento".

Crédito de la imagen: Instituto del Cáncer de los Países Bajos.

Referencia del documento científico:
Matthijs H. Valstar et al. The tubarial salivary glands: A potential new organ at risk for radiotherapy. Radiotherapy and Oncology, published online September 23, 2020; doi: 10.1016/j.radonc.2020.09.034

Publicar un comentario

0 Comentarios