Descubren una nueva especie de Mosasaurio en Marruecos


Se ha identificado un nuevo género y especie de mosasaurio (Mosasauridae) —del latín Mosa que significa «río Mosa», y el griego sauros que significa «lagarto»— a partir de un cráneo de 1 m (3,3 pies) de largo y huesos aislados encontrados en una mina de fosfato en Marruecos.

Los mosasaurios eran miembros de los varanoides, emparentados con los actuales lagartos varanos terrestres. Estas criaturas probablemente evolucionaron a partir de reptiles escamosos semiacuáticos​ conocidos como los aigialosáuridos a fines del período Cretácico Inferior. Los mosasaurios hoy día son considerados parientes cercanos de las serpientes, debido a que los análisis cladísticos que se han realizado, han hallado similitudes en la anatomía del cráneo y las mandíbulas.​

La nueva especie de mosasaurio nadó en los océanos de la Tierra hace entre 72 y 66 millones de años, durante el período Cretácico, una división de la escala temporal geológica que pertenece a la Era Mesozoica; dentro de esta, el Cretácico ocupa el tercer y último lugar siguiendo al Jurásico. Comenzó hace 145 millones de años y terminó hace 66 millones de años.

Científicamente denominado Gavialimimus almaghribensis, tenía un hocico largo y estrecho, y dientes entrelazados, similar a los gaviales, parientes de los cocodrilos y los caimanes.

"Este descubrimiento agrega una capa de claridad a una imagen diversa, aparentemente abarrotada de megadepredadores que compiten por comida, espacio y recursos", dijo Catie Strong, autora principal de la investigación, estudiante del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Alberta.

"Su largo hocico refleja que este mosasaurio probablemente se adaptó a una forma específica de depredación, o una partición de nicho, dentro de este ecosistema más grande".

El término diferenciación de nicho; también conocido como segregación de nicho, separación de nicho y partición de nicho, se refiere al proceso por el cual las especies competidoras de espacio, tiempo y territorio utilizan el medio ambiente de manera diferente, de una forma que les ayuda a coexistir.

El principio de exclusión competitiva establece que si dos especies con nichos idénticos (roles ecológicos) compiten, una especie inevitablemente conducirá a la otra especie a la extinción. Esta regla también establece que dos especies no pueden ocupar el mismo nicho exacto en un hábitat y coexistir juntas, al menos de manera estable. Así pues, cuando dos especies diferencian sus nichos (partición de nicho), tienden a competir con menos fuerza y, por lo tanto, es más probable que coexistan. Las especies pueden diferenciar sus nichos de muchas formas, como consumiendo diferentes alimentos o utilizando diferentes áreas del medio ambiente.

Existe evidencia de que cada especie de mosasaurio muestra adaptaciones para cazar diferentes presas o estilos de depredación.

Crédito de la imagen: Catie Strong.

En esta imagen se muestra el cráneo fosilizado de Gavialimimus almaghribensis.

"Para algunas especies, estas adaptaciones pueden ser muy prominentes, como el hocico extremadamente largo y los dientes entrelazados de Gavialimimus almaghribensis, por lo que teorizamos que servían como ayuda para capturar presas que se mueven rápidamente", dijo Strong.

"Otra especie distintiva sería el Globidens simplex, que tiene dientes robustos y globulares adaptados para aplastar presas duras, como los animales con caparazón".

"No todas las adaptaciones en esta docena de especies son tan dramáticas, y en algunos casos puede haber habido cierta superposición en las presas (dos especies cazaban una misma presa común), pero en general, hay evidencia de que hubo una diversificación de estas especies en diferentes nichos (partición de nicho)", dijo Strong.

Alternativamente, la principal hipótesis contrastante sería un escenario de competencia más directa entre estas especies.

"Sin embargo, dadas las diferencias anatómicas entre estos mosasaurios, la idea de la partición de nichos parece más coherente con la anatomía de estas diversas especies", aseguro Strong.

"Esto sí ayuda a dar otra dimensión a esa diversidad y muestra cómo todos estos animales que vivían al mismo tiempo en el mismo lugar pudieron ramificarse y tomar sus propios caminos a través de la evolución, para así poder coexistir".

Crédito de la imagen de portada: Tatsuya Shinmura.

Referencia del documento científico:
Catherine R.C. Strong et al. A new species of longirostrine plioplatecarpine mosasaur (Squamata: Mosasauridae) from the Late Cretaceous of Morocco, with a re-evaluation of the problematic taxon ‘Platecarpus’ ptychodon. Journal of Systematic Palaeontology, published online September 28, 2020; doi: 10.1080/14772019.2020.1818322

Publicar un comentario

0 Comentarios