El poder de la Luz Astral


Algunas personas me preguntan qué representan esos animales que aparecen tallados en piedra, en báculos místicos y templos sagrados de la antigüedad.

El hecho de que los grandes magos y místicos del mundo antiguo se rodearan de ciertos animales, como murciélagos, gatos, serpientes y otra clase de animales, se debía a que podían tomar prestado el «poder de la luz astral» de estas criaturas y apropiárselo para sus propios usos. Por esta misma razón, los egipcios y algunos griegos tenían gatos en los templos y las serpientes siempre estaban a la vista en el Oráculo de Delfos. Y por esta misma razón, eran tallados en piedras.

El cuerpo áurico de una serpiente es una de las vistas más notables que el clarividente verá jamás, y los secretos ocultos dentro de esta aura demuestran por qué la serpiente es el símbolo de la sabiduría entre tantas naciones. Si prestas atención, empezarás a ver esos símbolos por todas partes.

La gran cantidad de tiempo que el muérdago permaneció vivo después de ser cortado del árbol tenía mucho que ver con la veneración que le derramaban los druidas. Esta planta fue también un medio poderoso para la recolección de la misteriosa luz astral, que es, en realidad, el cuerpo astral de la tierra.

Sobre esto, el mago ocultista Eliphas Levi escribe en su «Historia de la Magia»: "Los druidas eran sacerdotes y médicos, curaban por magnetismo y cargaban amuletos con su influencia fluídica. Sus remedios universales eran el muérdago y los huevos de serpiente, porque estas sustancias atraen la luz astral de manera especial".

De manera que, la repuesta a toda esa simbología es: Luz Astral.

Aquellos seres con una Aura rota, desequilibrada o marchita, son como árboles tropicales en un desierto; están muriendo lentamente y no saben de qué. A esas personas que sienten que mueren y no saben de qué, se recomienda pasar tiempo rodeado de animales con auras potentes, descalzo entre la naturaleza y, de ser posible, con personas en un estado áurico elevado o equilibrado.

Publicar un comentario

0 Comentarios